Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURINAS día alguna, pero que tienen todos los caracteres de la mala fe, y desaparecerían desde el momento en que no tuvieran medios de hacerlas las empresas y los ganaderos. A éstos les importa muy poco que los toros que venden como tales los lidien en corridas de desecho, y á aquéllas les tiene sin cuidado lo que de ellas digan si ganan unas pesetas más. Son las novilladas la única escuela de aprendizaje que tienen los toreros, y es de precisión que en ellas se jueguen los toros desecho de cerrado; jamás el desecho de tienta, que desde luego se sabe que no es bravo, y como las funciones taurinas son la lidia de reses bravas, ha de prohibirse en absoluto que se corran las desechadas en las tientas, porque deben ir al matadero sin remisión. Los toros mogones, colines, tuertos, mal encornados, con contrarroturas y otros defectos físicos, han de ser los que maten los matadores de novillos, antes que pasen de cuatreños; pero de ningún modo los grandes, pasados de edad y de cornamenta, que, bajo ningún pretexto, deben guardarse para los infelices. Es un contrasentido llamar corridas de novillos á las en que se lidian tales pajarracos, y es además algo que se podía calificar muy duramente la falta de equidad de los empresarios y el poco cuidado que las autoridades tienen cuando, al ver las reses encerradas para infelices principiantes, á quienes falta todo menos deseos, no suspenden las funciones, como se deben en conciencia suspender muchas. ¡Pobres principiantes! ¡C u á n t o hueso tienen que roer hasta que encuentran á su paso la carne magra! il rida de dos centímetros de profundi dad en el muslo derecho; el 8 de Septiembre de 1898, en Badajoz, le produjo un toro de Benjumea una grave herida de quince centímetros de extensión y bastante profundidad, en el muslo izquierdo, además de otra en el dorso de la mano derecha, de dos centímetros de extensión; en Coruña, el 13 de Agosto de 1899, sufrió una herida de consideración en el muslo derecho y otra al nivel del ano, ambas graves. Estas fueron las más graves entre todas las que sufrió durante su larga vida taurina. La última corrida que toreó Luis fué en Guatemala, sin que sepamos de quién eran los toros ni el completo personal de la cuadrilla. Ningún individuo de su cuadrilla ha tomado la alternativa. El Tortero figuró algún tiempo como banderillero suyo, pero fué después de haber sido matador de toros. El mejor peón de Guerra y el mejor peón de Mazzantini fué Juan Molina, quien ha figurado en las cuadrillas de ambos. A Mazzantini le dio la alternativa Frascuelo, en Sevilla, y se la confirmó Lagartijo, en Madrid. A Machaquito se la dio en Madrid Emilio Torres (Bombita) Imposible contestar de una manera precisa á su pregunta de qué torero ha despachado sus toros de menos estocadas, pues para dar una contestación exacta habría que hacer un trabajo de dos meses. No obstante, entre todos los que hemos conocido, los que más veces han salido á estocada ñor toro han sido Frascuelo, Mazzantini, Guerrita, Algabeño, Machaqitito y Vicente Pastor. En los últimos años del pasado siglo, el cartel que más gente llevaba á las plazas era el que se formaba con Guerrita y Reverte. No va más y dispense si no le contestamos á más, pues, realmente, el resto de sus preguntas no tienen importancia. El diestro no encontraba nunca al toro en disposición de entrarle á herir, y todo se volvían pases y más pases. La bronca amenazaba ser imponente si aquello no se solucionaba. Un conocido aficionado que estaba en barrera aprovechó el momento en que Ciirrito pasó cerca de las tablas, y le dijo: -i Haga ustea por arrimarse! Currito escuchó el consejo, y volviéndose al que se lo había dado, le dijo: -i Déjelo usté, cámara, que bastante hace el toro por arrimarse á mí! a primera temporada de igoo en Madrid fué verdaderamente desastrosa para Luis Mazzantini, y por ello escuchó tremendas silbas de los aficionados de la corte; pero en la última corrida tuvo la suerte de matar muy bien un toro de D. Felipe de Pablo Romero, por lo que el público le dio una justa ovación. ¡Ya era hora, D. Luis! le gritaron desde un tendido. Y el torero de Elgoibar, que tenía una gracia especial para dar coba á los públicos, se acercó á la barrera y dijo: -Tienen ustedes razón. Les debo lo menos ocho toros bien muertos y cumpliré con ustedes. Ahora me voy á torear por provincias, á ver si puedo soltar esta asaúra que tengo, para complacerles en Septiembre; pero no se olviden ustedes que llevo ya veinte años en esto, que peso 95 kilos y que cuando estoy delante de los toros me acuerdo mucho de mi familia. y I ANÉCDOTAS jespués de haberse jugado la célebre corrida cuarta de toros de D. Felipe de Pablo Romero, el año I8 Q 2, en la que tan malamente quedaron los espadas Lagartijo y el Espartero, hablaba el califa de Córdoba y, queriendo justific: r el gran asco que había tomado á los toros, decía: -Tuviá que ver que después de treinta y cuatro- años de torero me hubiá vo dejao coger de aquellos jueyes que querían coger á Dios. AVERIGUADOR TAURINO Un aficionado, Osuna. -Francisco Martín Vázquez curó de su grave cogida en el Puerto de Santa María, y en elj, año actual ha toreado en Murcia con ganado de Bañuelos, dos corridas en Oran, con reses de Jiménez y de D. Dionisio Bueno, y o t r a e n Nimes. D T o r e a b a el Ctirrito en Madrid una tarde sin que la fortuna se- mostrase propicia con él, cosa que se repetía con harta frecuencia en los últimos años de vida activa de aquel diestro. Pasaba de muleta al cuarto toro de la tarde, que era grande y de poder, que no habían podido aminorar las ouyas ni los cuatro pares de íianderillas que le habían puesto. Sr. D. J. L. Córdoba. -Vea ustetl los lances más salientes de la lidia del toro que cogió al novillero Moni el día 29 de Noviembre de 1908, en la corriZapaterín, San Sebastián. -No es da á beneficio de Aranzáez. De salida posible contestar á todas sus pregunlo toreó por verónicas muy bien y tas, pero le complaceremos en todo lo acabó con un lance por detrás, bueno que podamos. Luis Mazzantini sufrió también. Cumplió el toro, tomando durante su vida torera arias cogidas, cinco puyazos por dos caídas y fué y, entre ellas, las de más importancia banderilleado por el matador Tomás fueron las siguientes: el 7 de Octubre Alarcón y el novillero José Morales. de 1884, en Albacete, sufrió una herida grave en el muslo izquierdo; el 19 Llegó al ultime tercio huido, y el Moni dio dos pases, éndosele el toro; más de Abril de 1887, en Sevilla, una heripases, casi todos por bajo; citó á recida grave en el hipocondrio derecho, bir y, esperando con valentía, dio una que penetró en la cavidad abdominal; buena estocada en lo alto, saliendo el 26 de Julio de 1893, en Valencia, cogido y volteado aparatosamente, y luxación de la séptima costilla del lado izquierdo; en una de las corri- al ser llevado á la enfermería, rodaba la fiera. Más no hay que contar de la das de Agosto de 1896, en Bilbao, un lidia de aquel toro. toro de Veragua le ocasionó una he-