Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mnmERimm H LA CASA A unque la toilette sea un asunto de importancia para la mujer, yo creo que la casa debe de ocupar un primer pucst entre sus preocupaciones. El orden y la limpieza son indispensables para que la alegría y el confort reinen en el hogar. Una de las cosas que más perturban la vida de las familias son las limpiezas generales. liso es terrible; todo está revuelto, nadie encuentra sus libros, no es posible escribir una carta ni hay un cuarto donde refugiarse. Aun los más pacíficos se ponen de mal humor y censuran Juramente las limpiezas generales, que fueron el encante de las amas de casa hace medio siglo. Hoy, afortunadamente, ha desaparecido esa costumbre y los muebles son los primeros beneficiados, porque un día de sábado equivale á una mudanza. Para conservar la casa siempre limpia, debe pasarse diariamente el plumero por paredes y techos; lustrar los pisos con cepillo y bayeta, pasar una franela con alcohol por cristales y espejos, cepillar los muebles de tai) icería y uitar el polvo de los demás con un i) año imitación de gamuza. Una vez á la semana se dará cera en uno ó dos pisos, según el número de habitaciones ciue tenga la casa, aprovechando las primeras horas de la mañana para no alterar el orden ni entorpecer el trabajo ó estudios de los individuos de la familia. Para facilitar el arreglo de la ropa blanca, es muy conveniente tenerlas en cajas de cartón, como las que usan en las tiendas, que al abrirlas cae la parte que forma el frente, donde se guardan con sus respectivos letreros los juegos completos de cama, mantelerías, servilletas para los desayunos ó para el té y los juegos de toallas iiara cada lavabo. De la misma manera puede guardarse la ropa de criados y cocina. Tiene dos ventajas, á cual más atendible: primera, que el polvo no puede i) enetrar, aunque por un descuido se deje un momento abierto el armario, y la segunda, el ahorro de tiempo, por ue sin revolver se encuentra en el acto lo que se desea Como este sistema ocupa mucho terreno, así sólo debe guardarse la ropa de uso continuo, y la reservada, en otro armario, sin cajas, para colocar más cantidad en menos sitio, clasificándola por separado: es decir, en lugar de poner los juegos completos, hacer montones de sábanas bordadas, lisas ó de encaje, sábanas de abajo, almohadas, toallas, paños, delantales, etc. etc. y para cubrirla, se colocan unas varillas al borde de cada tabla, que sostendrán unas cortinas de dril, sujetas por ambos extremos y abiertas por el centro para poderlas correr á uno y otro lado. La limpieza de la plata también merece especial atención, huyendo de toda clase de polvos ó astas, que si bien es cierto que la i) onen brillante con nuicha facilidad, también lo es que suelen ser nniy perjudiciales para la salud. Los cubiertos, teteras, saleros y todo lo perteneciente al comedor, no debe limpiarse más que con bicarbonato húmedo y ganuiza. DE TI EN DAS P ucsto que el huen tono impone los viajes en automóvil, es preciso i) rocurarse el mayor número de comodidades posible, concediendo gran importancia á los pequeños detalles, flay mil objetos indispensables y que sin embargo resultan molestos dentro de un coche, por su tamaño. Un fabricante ha inventado y puesto á la venta una verdadera monada, tan bonita como práctica. Se trata de una sombrillita de seda verde, pequeña, como las que se usaban á princii) ios del siglo XIX, uc se llamaban marquesas. Su tamaño es tan reducido, que cumple su misión, quitando el sol á una persona, sin molestar á las demás ni ocultarles el paisaje. Cuando deja de ser necesaria, se le (piita el mango, que es de cuero y sirve á la vez de estuche. Su ligereza y escaso volumen permiten colocarla en cualquier rincón. p 7 n contraposición á esta idea tan práctica, cada día se ven más sombrillas de terciopelo, ue son en extremo molestas: porcpie pesan tanto, que no es i) osible llevarlas abiertas mucho tiempo. Son el ideal de la sombrilla para días nublados. El inventor sin duda estaba en el secreto y sabía que este verano el sol no pensaba visitarnos con frecuencia. MUEBLES MODERNOS Para ¿gabinete de señora. De madera blanca esmaltada, tapizados con tonos claros. Muy esbeltos y elegantes.