Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
cientemente los defensores de las montañas, con sus climas y sus cuentas de altura. AI agua, al agua, ciudadanos! ¡El agua es la salud! ¡La salud es la vida! Pero no hay que mirar el líquido elemento como un elemento de distracción solamente... ¡H a y que zambullirse en él, con ó sin bañero... Nadie crea que cumjile con su deber devolviendo el saludo al mar, sin rendirle más homenaje que el de la mir a d a porque, si hace eso sólo, será un hidráulico contemplativo, y en estas cosas no vale andarse con contemplaciones... En cambio, i cómo consuela el caso de los que no pudíendo movilizarse se bañan en casa, auníinc sólo sea unos días de cuakiuíer mes estival! Con una artesa y unas cuantas sales marinas... i San Sebastián á domicilio... Sobre todo por el recipiente, que viene á resultar una concha. ¡La vida hidráulica! Demos gracias al picante cochero del espacio (Febo) pues gracias á lo que ¡jíca invita al refresco correspondiente. No sólo por fuera, sino por dentro, conviene el agua en este tiempo. P o r eso, á más del baño, triunfa ol botijo. Y el chico de limón. Y el grande de cebada. Y la horcliata de chufas Sin contar el suüor que nos inunda, que tambiin es agua... iraliza casi todos sus inconvenientes. La humanidad, generalmente atacada de hidrofobia, según dicen los higienistas, se arroja al agua con verdadero entusiasmo durante estos meses arrebatadores. Vive la vida hidráulica, tan necesaria para la si- iud; revoca también sus interiores, y no sólo la fachada, como en el resto del año. El reconocimiento del general horror al agua es desconsolador para la especie; pero no por eso menos cierto, al decir de li. ciencia. Y la ciencia no miente. No me refiero á mi país, donde ya es un axioma antiguo el general desprecio al líquido contacto; en todos los riaíses del mundo puede hacerse la propia observación, aunque no de resultados tan desconsoladores... Antes de llegar al clásico aforismo Mcns sana in corporc sano, convendría circular este otro, que viene á ser su antecedente: Mens pulcra in corporc pulcro... Me parece que se me acaba de ocurrir esta frase, aunque no estoy muy seguro... Mas no porque sea niia he de desconocer que resulta magnífica... ¡A y Comprobada, hombre or hombre, en todos los países y en todos los tiempos, su fracaso sería completo y abrumador... ¿Con qué derecho se injuria y se calumnia al paciente com añero de San Antonio A b a d El, á pesar de los adjetivos que le dedicamos, por gozar del agua se mete hasta en los charcos... ¿De cuántos compañeros podemos decir lo mismo... ¡Bendigamos por anticipado el día feliz y memorable en que el hombre se entregue por completo á la vida hidráulica! H o y sólo la practica por temporadas, y, como el bacalao, se pone en remojo nada más que unas horas. Mucho han trabajado por la consecución de ese ideal las empresas ferroviarias con sus trenes bar a t o s pero, en cambio, lo han combatido incons- Y aquí se termina este articule jo. que empezó con muchas pretensiones y se ha convertido en agua... de cerrajas. GIL PÍRIÍADO. Dibujos de Medina Vera.