Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
m í y I A UN CHATO Por lina frase inocente dedicada á tu defecto me lias dicho gangosamente que soy un hombre incorrecto. Permíteme que te arguya con lo que bien se repara: la incorrección sólo es tuya... (y aludo á la de tu cara) A o te molestes conmigo, ni te sientas iracundo, porque, risueño, te digo lo que sabe todo el mundo; pues en tan triste uiomcnií demuestras, falto de aplomo que estás del entendimiento cual de las narices: ricino. Por sendas tan niiriuciosas no es raro que te deslices, pues no- cTS en estas cosas más allá de tus narices. Mas, debieras ser amable ya que, al fin, reconocemos que tú no eres el culpable de esa. nariz, que no vemos; Consuélate, ante esa carga que el rostro apenas te corta, pensando en la narirj larga que tanta gente soporta. Siijetos liay narigudos, cuyos catarros nasales se expresan en estornudos casi, casi universales... mas los tuyos, tan livianoi que hasta parecen de broma, son catarros italianos, quiere decirse de roma. Se ve minuciosamente, como argumento aplastante, que en ti la facción saliente resulta facción entrante... ¿Será tu naris nonnata, ó acaso estará difunta? Lo cierto es, hablando en plata, que no se le ve la punta. Quizá, y aunque nos asombre, se oculta, y así se niega á que en plural se la nombre, pues á singular no llega. Dorada esperanza rota ó aspiración que se trunca, tu nariz será una nota, pero un apéndice ¡nunca! Que no eres curioso apuiil; como tantos infelices, puesto cinc en ningún asunto quieres meter las narices; y de otra virtud, que es csla quiero extender fe de vida: tu nariz es tan honesta cjiíe siempre está recogida. ítem- más: tal resplandece su limpieza acrisolada, que por el mundo aparece por completo arremangada. ¿Y es posible que te enoje que alude á tu nariz- ganga, tan buena, que se recoge; tan pulcra, que se arremanga? ¡Ño tal! No te martirices dicicndome, en tono burdo, que se te hinchan las narices, porque decirlo c: absurdo. Mas yo á guardarme me obligo por si cumples tu arrebato, pues á mí, querido anúgo, no me la da ningún chato. GIL P A R R A D O Dibujo de Huertas