Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MES. ARLVULLTA liante á estas fiestas. El traje de los hombres no es menos pintoresco y tienen también sus notas de brillante color en las bandas, chalecos y las cintas de los sombreros. No cojas las mariposas que acuden á tu ventana, que esos colores alados de una paleta ignorada son mis suspiros que huyen, son sentimientos de un alma, son ideas de un cerebro, no más que besos con alas que en el aire, al congelarse, en mariposas se cambian. No las cojas, que en tus manos quizá en polvo se deshagan. Son ilusiones flotantes que á los incautos halagan, y al conseguirlas se truecan en polvo, en ceniza, en nada. Dices que á tu reja acuden mariposas negras, blancas... No te extrañe; son las coplas que canté al pie de tu casa; son las sentidas estrofas de amorosas serenatas; son vibraciones y arpegios de mi guzla sevillana. Sábelo; las mariposas que en tus macetas se paran son melodías y ritmos de mi sentida guitarra, que al quejido prolongado de sus bordones de plata, y de sus nervios sensibles, y de sus fiaras metálicas, huyen del nido fecundo que labraron en la caja los cantares voladores que se posan en tus matas. Son, pues, esas mariposas que corres para atraparlas, ideas, coplas, suspiros, sentimientos, esperanzas, ilusiones, ideales, anhelos, cantares, lágrimas... Son arpegios solamente, arpegios de mi guitarra. JUAN GUARDIOLA. ¡Con esa cantidad sería yo feliz toda mi vida! -Ahí la tienes, para que lo seas- -respondió el monarca. Y se la dio. CHISTES EXPLICACIÓN CONOCIMIENTOS UTl 1 ES PARA I I M P Í A EL HlE RO Y EL ACERO p ntró á comer un sujeto en cierta fonda de mala muerte, y le dijo al camarero. ¿Quiere usted decirme por qué están los cuchillos tan afilados? -Para que la carne resulte más blanda- -contestó el o t r o ingenuamente. i e empieza frotándolos con un es meril, en polvo nmy fino, mezclado con un poco de aceite, y luego se les lustra con piedra pómez muy fina. Esto si están mohosos; si no, se emplea sólo la piedra pómez y el tripol, sirviéndose para limpiarlos de una tablilla de sauce, de chopo ó de cualquier otra madera blanda y que no sea resinosa; ó también de un peine ó pieza puntiaguda de madera, para alcanzar los parajes vaciados de las molduras ó adornos. Cuando se emplea la piedra y también el tnpol, deben humedecerse con un poco de aceite, y con una piel fuerte, arrollada, frotarais por la superficie de las armas. Ei último bruñido que se da con el tripol, debe hacerse en seco; y esto es suficiente para que lo conserven hermoso. Dase también un bello lustre al acero con hematites molido y reducido á polvo finísimo, junto con una cantidad igual de bermellón. CONT A LAS MOSCAS BUENA JUSTIFICACIÓN ¿Y tu marido? -Bien. Viajando hace seis meses. Ha o que me escriba desdp todas las naciones que visita. -Después oe tres nños de casada conservas los entusiasmos de los primeros dias. Es que hago colección de sellos. UNA FRAS ANÉCDOTAS p enriendóse á Talleyrand, decía el famoso convencional Carnot: -Desprecia tanto á los hombre; porque se ha estudiado á si mismo. U N VIPTUOSC ¡eben frotarse en diferentes partes el maderaje de un aposento, los espejos, muebles, etc. con aceite de laurel, cuyo olor las ahuyenta en seguida. No pudiendo valerse de este medio, se podrá destruirlas asimismo poniendo en la habitación muchos platos cubiertos de un baño de miel, á la que acudiendo las moscas quedan allí presas por las patas. En las cocinas se cuelgan del techo algunos manojos de parietaria, en la que se ceban las moscas. D Pteciados ¿O, LA FUNcKARiA, Teléf. 22 S. No pertenece al T r u s t Funerario. RENGLONES CORTOS MARIPOSAS CREME POLVOS JABÓN UARATILLOSOS PARA LA Dices que á tu reja acuden, á tus claveles de grana, un sin fin de mariposas que se enredan en tus matas por libar en tus macetas d néctar que las embriaga. Unas dices que son negras, otras dices que son blancas, y otTus de finos matices qae seducen la mirada... rvecia Rivarol, hablando de Beauzée, gramático francés y uno de los más famosos enciclopedistas: -Es un hombre muy virtuoso, que se ha pasado la vida entre el gerundio y el supino. LA Toilette diaríal Marca rtgíitrada C e cuenta que uno nos de Alfonso Aragón, dijo á media le entregaban al rey de o r o de los cortesael Grande, de voz al ver que lo.ooo escudos Preservan el rostro de las I influencias del Frío, del I Sol y del aire del Mar, I Blanquean y suavizan divinamente el Cutis J. SIMOH, 59, Fanb. St- Martin, PARÍS I Recbazar las falsificaciones.