Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRÓNICA DE PARÍS Mlé! COL S 2 7 DE JULIO. p r i mes de Junio, c uc es e 1 predilecto d é l a moda, porque la procura mil pretextos para lucirse, arrastró en i) os de sí la falda serrcc á la chcvüle. Durante sesenta dias ha dominado e n a b s oluto; pero el buen gusto, reconociendo el ultraje que est a b a sufriendo la belleza de la línea, ha desechado esas faldas, que ahora están haciendo furor entre las personas ue adoptan la moda con un mes de retraso. Han aparecido las bonitas túnicas de encaje y de muselina de seda; la segunda voilant generalmente la p r i m e r a reñnamient o e. vquis d e elegancia; cuando el encaje es verdadero, se le cubre quitándole importancia, como si se tratase de un vestido sencillísimo. La una y la otra d e b e n formarse sobre crespón ó liberty, de im tono vivo. Por ejemplo: el negro sobre verde limiiére es la combinación predilecta de las rubias, porcjue las embellece notablemente. Los rizos ligeros y graciosos vuelven á ser el único adorno de las cabezas, que afortunadamente han abolido la calotte Calot y 1 a s voluminosas trenzas. La tendencia g r i e g a se acentúa por momentos, y como en realidad es muy artística, es de esperar que dure algún tiempo. U n a observación curiosa ya nadie ve la vida de color de rosa, negra ó gris ahora, para todos es azul. Azul le tailleur de mañana en el Bois; varía el t o n o azul marino ó azul húsar, con un cuello vuelto de Irlanda. L a chacjucta medio TRAJE DE VISITA corta, sin fantasías, comIDletamente de sastre, y la falda, parece increíble, con uní; pizca menos de vuelo que las normales y redonda sin cjue llegue al suelo: r e s u l t a un conjunto de u n a corrección encantadora. Los trajes d aprés inidí azul paon ó bleuet, con la túnica de muselina de seda de que he hablado al principio de estas líneas, bordadas, con paillettes ó tissu perla. Una adorable toilette de foulard lavande, con el talle im poquito alto, sujeto por una cordeliére, el cuello escotado con una corbata 1 dada. Por último, con azul de tonos deliciosos se forran los abrigos de liberty, tan bonitos y tan prácticos para ocultar una toilette ciue empiece á estar fanée. Igualmente prácticas y útiles son las echarpes de liberty, alrededor del cuello ó caídas sobre los brazos, según lo exija la temperatura. Como ya se ha abusado con exceso de las blancas y negras, las elegantes han optado or llevarlas en los mismos tonos del vestido, haciendo combinaciones preciosas. Por ejemplo a z u l obscuro y rosa vieuse, marrón y fresa, verde seco y paja ó morado y lila. La dificultad consiste en la elección de color; pero se resta á combinaciones ideales. Entre los caprichos del momento, el preferido es un cuello de terciojíclo negro, bordado de strass, con u n a greca sencilla entre dos filas de dichas ¡jiedras. Se puede poner con vestido claro ó ligeramente es cotado. CONDESA D A R M O N V Í L L E Falda de muselina de seda azul con bordados. Cuerpo de liberty del mismo color. Es elegantísimo. rol. KOMtIiiigcr