Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 vNí í REV STA A 5 JO XX LUSTRADA f TrM. 1,003 MADRID, 31 T E JULIO DR Ifllfl PASIÓN DESDICHADA brera de los otros, LI: J. I I. J 4 ÍIJ: S Í aleunu lamilla de la aristocracia lamentaba con desolada amarRura la pérdida de alj uno de los suvof iba en per- sona á confortarla y á llorar con eLa, en tanto que su bijI ÍHo privaJu, pródii- o siempre antí: la desgracia de los büniildcs. coutribuia ¡cn ero samen te á entibiíir tuda pe: i y á baccr mas sopT riable cl dolor. Pero ni 11 particulares desvelos ní sus personales trabajos bastaban á contrarrestar, ni ttenuar siquier a la ¡timensidad d e la cafásirofe. Su pensamiento estaba sicnapre al lado de la desgracia, y buscaba con pcrtina- T cmoeño la manera ile liall irlc un lenitivo V un cin uclo Entre las mil cosas qtre brotaban de su bündadosa imasñiaciuaj tjourriósdc l l i- ma? en las dos naciones bi ÜRcraiitesH y tantas familias, privadas de tius hijos queridos, qn í daban húmida en el dobir y en l; t miseria. ía consternación en San buTgo aumentaba de día en día, y las lágrimas d -l pueblo se mci clabaii con las de las dascs más elevadas, coníundidoi todoíi en un solo pensamiento y en una misma ailicción. La zarina, cuyo corajón macnámmo latía iil unisono con el de sus subditos, descosa de aliviar sus i nas y su? m írra i, ya que n? podía dcivrlverTe? les e ea qu ndas q c ¿e quedaban en t campo de batalla, buscaba todos los mcdioí para infundir valor en el ánimo dc unos y aliviar 6 remediar á la po-