Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
después de la retirada de Guerrita se quedó de rey tuerto entre los ciegos que había entonces, y fué ello el 2 de Mayo de 190O3 con seis toros de Cámara. No hay que negar que Fuentes es torero de recursos y que entonces tenía deseos de ocupar el trono vacante. Siendo verdad todo esto, y que los Cámaras fueron pequeños y excesivamente manejables, no es menos cierto que salimos aburridos, por no haber visto más que un oar de banderillas 1 quiebro y una estocada buena. Lo demás, flojito, y las faenas, de algunos toros muy pesadas y fuera de relación con el tinte de reto ó alarde de superioridad que representa el atreverse á despachar seis reses. Mazzantini toreó el 1887, después de haber sido cogido en Sevilla por un toro, de Pérez de la Concha, seis de esta misma ganadería, en la plaza de Madrid, donde se le aplaudió, porque significaba falta absoluta de miedo aquel arranque. En general, está demostrado que una corrida así sólo la debe torear un matador muy seguro con el estoque, que se defienda como torero, y acompañado de picadores, peones y banderilleros buenos, para que no falté e calor de los aplausos toda la tarde. En lo poco que vimos á Bienvenida el día ID de Julio, notamos un gran deseo de amenizar y de hacerlo todo que pudo haberle fatigado antes de acabar la fiesta. El espada que se arriesgue á. tal empresa, no debe, darlo todo al principio, y, teniendo presente que la viltima imoresión es la que más queda, reservar el resto para los últimos toros, seguro de aue poniendo mucha vohmtad no le ha de faltar el aplauso general. Y vengan muchas corridas así en las que, como- orueba de resistencia, veamos la que tienen todos los aue aspiran á los priiTieros puestos. la profesión, no le faltará trabajo, como no le falta á ninguno de los que muestran pundonor profesional en la peligrosa lucha con los toros. Muy cerca de veinte años hace ya que el público madrileño conoce á Francisco Codes, y siempre ha visto en él al hombre valiente y voluntarioso que lo h a sacrificado todo con tal de agradar á los espectadores. Emparentado por el matrimonio con la familia de los Molinas de Córdoba, en aquella capital vive hace algún tiempo y en la cuadrilla de su herma- Franoisoo Codes (iMelones) ÁLBUM BIOGRÁFICO FRANCISCO CODES (MELONES) p n la corrida de la Asociación de Toreros, celebrada en Madrid el 26 de Junio, ocupó el segundo puesto en el sufragio popular el valiente picado- r Melones, quien colocó cuatro ó c i n c o soberbios puyazos, formando pareja con el maestro Zurito. Y no fué en esa corrida, por el estímulo del premio, solamente en la que este piquero ha estado, valiente con los toros. Hace algunos años que anda por las plazas, de toros, y algo tendrá de bueno- cuando le han llevado en sus cuadrillas buenos matadores, yj. mientras esté en el ejercicio de no político, el recientemente fallecido Rafael Molina, ha toreado los últimos años, mostrándose digno de figurar en la lista breve de buenos picadores que puede formarse con los actuales. Es buen jinete, va derecho á los toros y los agarra bien, deteniéndolos con su potente brazo y sacándolos por delante en muchas ocasiones. Esa es la buena forma de picar, y como la ejecuta con frecuencia, justo es que gane los aplausos que los aficionados le otorgan sin distingos ni regateos. Hace unos cuarenta años que nació. D. Leopoldo Vázquez dice que el 18 de Diciembre de 1872; pero creemos que debió ser un año ó dos antes. Aunque se le ha considerado como madrileño, nació en. Gea de Albarracín (Teruel) pero al poco tiempo se trasladaron sus padres á Madrid y aquí se crió. y. educó el muchacho, quien después de aprender, las primeras letras entró de medidor en un establecimiento de. vinos. Quizá al oir las conversaciones que sostenían los parroquianos á quienes despachaba- copas, nació su afición á ser actor en una fiesta de tanta vida como la de los toros, y puso todo su empeño en que le consintieran tomar parte, aunque fuera de mono sabio, lo que no tardó en lograr; pero al tener que pagar su tributo á la patria, dejó en suspenso la satisfacción de sus deseos. Sirvió en el regimiento de Cuenca, en el que fué cabo de gastadores, y, cuando dejó el servicio, volvió á sus aficiones, que ya eran seriamente las de picar toros. Los actuales contratistas de caballos le sacaron como picador en algunas novilladas de Madrid y otras de provincias, destacándose p r o n t o sufigura sobre k de otros compañeros que se encontraban en iguales condiciones. Comenzaron á fijarse en él algunos matadores y trabajó con Lesaca, Fahrilo y Domin uin, entrando á formar parte un poco tiempo de la cuadrilla de Reverte. Cuando éste se inutilizó, volvió, con, puesto fijo, al lado de Dominguín, con quien estuvo hasta que ocurrió la muerte de éste, después de la cual, con quien más trabajó fué con el malogrado Rafael Molina. La primera corrida de toros que picó en Madrid fué el 29 de Junio de i8 g 6, en una de aquellas corridas extraordinarias que organizó D. Jacinto Jimeno, como representante de don Bartolomé Muñoz. Desde hace media docena de años, su trabajo se destaca entre los buenos y su voluntad es mayor cada día, por ío que es muy justo que se le coloque entre la media docena de buenos toreros á caballo que pueden contarse actualmente. DULZURAS, EL HOMENAJE A AGUJETAS, r os aficionados buenos de Bilbao (en esta capital los hay muy buenos) los Sres. Bagues y Pérez Sastre, lanzaron ¡a idea, que ofrecieron al Barquero, de celebrar un acto, con toda la grandiosidad posible, en el que el público significara al veterano Agujetas la admiración que le causaba al verle picar, después de cerca de cuarenta años, con la misma valentía que lo hizo en los años primeros, rnanteniendo después su rango de primera fila al lado, de todos los buenos que ha habido en las tres generaciones de toreros á caballo que han trabajado con él. Prueba de que es así, y muy elocuente por cierto, es el haber ganado los premios en las corridas del Montepío de Toreros, celebradas en Valencia y Madrid, concedido el primero por un Jurado y el segundo por plebiscito.