Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IPS TOROS NOTAS TAURINAS EFEMÉRl DES ANTONIO LOBO (LOBITO CHICO) K pobre Antonio Lobo fué un li (fiador precoz y malogrado. Comenzó á torear á los quince años, y aún no tenía veintitrés cuando perdió la vida entre los cuernos de una res brava. Lobito Chico, hermano de Fernando Lobo, nació en Sevilla el 2 de Octubre de 1870. Dieronle sus padres la cidido, cambió los pinceles por el capote de brega y embarcó con su hermano para Méjico el año 1886, f o r m a n d o cuadrilla con Bonarillo, Manuel Morales y Vaquerito. Ingresó en la del primero cuando Bonal tomó la alternativa, y con él se presentó en Madrid el 27 de Agosto de 1891. El domingo 16 de Julio de 1893 se lidiaba en la isla de San Fernando (Cádiz) una corrida de D. Eduardo Ibarra, y estaban ercargados de estoquear las seis rese iMí ío y Bonarillo, en substitución de Pepefe este último. Cambiado el tercio, Lobito Chico, que vestía temo azul y plata, puso el primer par de banderillas y Manuel Morales el segundo. Fué á repetir Antonio y la res le alcanzó, ocasionándole una de las cogidas más aparatosas que se pueden imaginar. El toro le enganchó, le volteó, le arrojó al suelo, le recogió dos ó tres veces más, corneándole furiosamente. Por fin se le llevaron, Antonio Lobo yacía en el suelo, ensangrentado. I n t e n tó incorporarse, pero volvió á caer pesadamente, mientras de sus heridas manaban raudales de sangre. Recogido y trasladado á la instrucción elemental necesaria y le dedicaron luego al oficio de pintor, pero el ejemplo de su hermano despertó en él las aficiones al toreo y comenzó á tomar parte en capeas y becerradas hasta que resueltamente de- Nada de particular ocurrió durante la lidia de los tres primeros bichos. El cuarto era un excelente animal; se llamaba Rosadito, tenía el pelo castafio y era corniabierto. Tomó diez puyazos y mató un caballo. enfermería, vieron l o s facultativos, horrorizados, que tenía una tremenda herida penetrante en la ingle izquierda; otra, de seis centímetros, en la misma región; otra, de cinco, en la ilíaca, que penetraba en el vientre, y.