Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURINAS allí residentes, que acudieron al muelle á despedir al Sr. Saavedra, atención que no tendrían si no esperasen compensación, ya que la cadena de la vida es así y no puede ser de otro modo. ¡Méjico! ¡Montevideo! ¡Real de San varios... ¡Y pensar que aún teiiíirr- mos aquí un remanente del que no sabremos qué hacer! DULZURAS. DOS Q U E SE VAN T e actualidad es la nota y justo es que quede consignada como otras análogas. El día de San Juan toreó por última vez en Albacete un diestro que si no llegó á ocupar altos puestos fué valiente y tuvo su época de popularidad entre los novil s de hace más de veinte años, no quedándose atrás de nadie á pesar de que trabajó con buena gente, en las plazas de más importancia y. en una época en la que había una pléyade de animosos jóvenes que más tarde. llegaron á ocupar los honrosos puestos que por sus buenas condiciones merecían. Cándido Martínez (Mancuegaltoj. Fot Ca Vel y Simón Los que vieron torear á Cándido Martínez (Manchegüito) no habrán olvidado que si bien no era una notabilidad como torero fino, fué muy valiente y lumdonoroso, especialmente á la hora de matar, en cuyos momentos daba muy grandes estocadas é hizo concebir esperanzas, de que sería i. m buen matador de toros, puesto que no llegó á consolidar, no por falta de condiciones, sino por falta de ambiente, pues nacido en ía Mancha y con ta! cariño por su tierra que en ella pa. saba todo el tiempo que le dejaban li- bre sus compromisos, no alternaba con quien le era preciso hacerlo para no perder el preciso contacto con las empresas, que le habrían dado el número de fiestas que necesita todo el que empieza. para ejercitarse en los primeros años de carrera, que es en los que se gana el puesto que da el relieve definitivo al que se dedica á la profesión taurina. Hace ya algunos años que Cándido vivía relirado; en Alba- ceite y dispuso para el día del. Corpus una corrida para torear por última vez ante sus paisanos, acom pañado de sus hijos Baltasar y Francisco, quienes también quieren ser t o r e r o s como su padre. No se pudo celebrar la fiesta el día diclio y se aplazó para la festividad de San Juan, 24 de Junio. Mató muy bien el toro primero, que, como los demás, era de D. Damián Flores, y el segundo le cogió, produciéndole una extensa herida en la cara, con rotura de la arteria nasal. i o pudo continuar la pelea y sus hijos acabaron la corrida con lucimiento y aplauso. Así ha terminado la historia taurina de este diestro manchego, que na- ció en Albacete el día i. de Febrero i del aíío 1868, y que con los pocos elementos de aprendizaje que hay en su país natal, se hizo torero á fuefza dé voluntad y de querer ser lo que eran otros. Sólo él sabe las fatigas que pasó para darse á conocer y poder trabajar en la plaza de Madrid; lo que hizo como novillero por primera vez el día 8 de Septiembre de 1889, siendo tan del agrado del público su modo de estoquear, que salió de la nlaza en hombros de varios espectadores. Su cartel de novillero llegó pronto á igualarse con los. de los mejores, y tuvo dos ó tres años de torear en las plazas rnás importantes buen número de funciones. Se dejó pasar un tanto la oportunidad, 3- cuando pensó en la alternaliva, era ya algo tarde. La tomó en la plaza de Albacete, el día 9 de Septiembre de 1895, con. ganado de don Esteban Hernández, oficiando de padrino el valenciano- Fa w a, y aconipafiándole además- Reverte en las dos corridas de feria de su pueblo. N o llegó á trabajar en Madrid como matador de toros, pues, cuando lo hizo de nuevo fué en la canícula de; i8 g 8, como e s p a d a novillero, alternando con Dotningtim, Alvaradito y otros. Desde entonces ya fué, muy poco lo que trabajó y sú nombre se perdió para los aficionados actuales, que casi no le han conocido. Su ihodestia ha. sido siempre exagerada y quizá haya sido su mayor enemigo para no hacerle figurar ¡o que oíros figuran sin tener mayores motivos que él. T amblen ha toreado su última corrida el veterano Manuel Hermosi ¡la, el, día 26, en la plaza del Puerto de Santa María. Es éste un diestro del que se debe M annel HermosUla. hablar con gran respeto, porque á él debe la fiesta de toros mucho, en lo que se refiere á su propagación por los países en que era una fiesta exótica y costaba trabajo su implantación. Además, es quizá el torero que más ha durado en la profesión, pues empezó cuando tenía apenas diez y ocho años, y ha toreado su última fiesta á los sesenta, y tres, con alientos para demostrar la buena cs; uela en algunos lances y para cumplir su compromiso como matador de toros. Fué conocidísimo por los aficionados de hace más de treinta años, época en la que a, lternó con Domínguez, Gordito, Curro, Rafael, Salvador y todos los que representaron algo en aquella brillante etapa en la que tan alto pusieron el prestigio de la fiesta aquellos grandes toreros. Alternó con ellos y ha tenido tiempo de trabajar con Moreno de Alcalá, último matador de alternativa que ha trabajado con él en las plazas españolas. La primera vez que alternó en Madrid fué el 12 de Julio de 1874, y el último día que trabajó en esta corte fué en la corrida á beneficio, y como despedida del Tortero, el 8 de Junio de iQO. S. Antes de tomar la alternativa en n, drícl: iabja toreado dos ó tres años alternando con espadas de categoría, habiendo estado, por lo tanto, ejerciendo, ele matador de toros unos cuarenta años, á lo aue no ha llegado nadie ni es fácil que pueda llegar en lo. sucesivo. Ha hecho á América más de treinta