Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IOS TOROS NOTAS TAURINAS EFi MÉRIÜES JOSÉ MACHIO I o más saliente de la vida torera de José Machio fué la cogida que sufrió en la plaza de toros de Madrid, el 23 de Junio de 1872. Era la de aquel día corrida extraordinaria, con cuatro toros en plaza entera y seis que habían de lidiarse con división de plaza. tras él con todo el ímpetu del toro recién salido del chiquero. Machio procuró tomar la barrera y corrió cuanto pudo, perseguido por la res, pero cuando apoyaba el pie en el estribo para saltar, resbaló; cayó al suelo, fué recogido por el toro, corneado, volteado, y sufrió una herida gravísima en el hipocondrio. derecho. Aunque todo inclinaba á creer que aquella cogida fuese mortal, Machio pudo curarse y volvió á torear, hasta que en 1874, el 17 de Mayo, sufrió otra cogida gravísima ocasionada por viñcias hasta 1884, año en que se fué á Cuba, desde donde pasó á Méjico, y en 1888 regresó á la península, retirándose del toreo. Machio era sevillano. Nació en el barrio de San Bernardo, el 8 de Febrero de 1842, y después de estudiar la primera enseñanza y de dedicarse á las faenas agrícolas, sintió despertarse en él una vocación irresistible á la lidia de reses bravas. Acompañado de su hermano Tacinto y de Agustín Perera, de quien hemos hablado recientemente, empren- De estoquear los primeros estaban encargados Cayetano Sanz y Machio, pero la intervención de este último en aquella fiesta fué breve y desgraciada. Apenas salió el primer bicho, que pertenecía á la vacada de D. Carlos López Navarro y se llamaba Larffuitv, fijóse en Machio y echó á correr el toro. Cabesón, -de D. Anastasio Martín, en la séptima corrida de abono dada aquel año en la plaza madrileña. También esta vez logró curarse y volvió á ser contratado. Figuró entre los espadas que tomaron parte en la inauguración de la plaza de Madrid; siguió toreando en la corte y en pro- y cuando juzgó que había hecho ensayos suficientes, empezó á matar novillos, y lo hizo bastante bien durante cuatro años, en la plaza de Sevilla y en otras de la región andaluza. Después vino á Madrid y debutó en la plaza vieja, matando cuatro embolados que habían sido lidiados por u n a cuadrilla portuguesa. Ocurrió