Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-f Í i Q í EL 0 770 VETiECnO Dos amigas tuyas, muy buenas personas, que vieron que anoche te h ce cucamonas, comprendiendo el ansia de mi pecho amante me han aconsejado que siga adelante; pues tu pecho siente cual siente mi pecho, y soy, segiín ellas, tu ojito derecho. jA mí esta metáfora me colma de bienes, por ser ese el único ojito que tienes! Que siempre son gratas expresiones tales; pero en las que tienen sus ojos cabales, menos la metáfora su cariño abona, pues queda otro ojito para otra persona. A ti no te queda, por eso te quiero; por eso entre todas á ti te prefiero. Yo he sido hijo ániro. y fui tai luiniado que al Jcr tu ojo único cstux encaniado. J odas litis i ciitirras van SO TC la base de ser en ¡nis cosas único en mi cIosc. ¿Quizá la sospecha cru. zó pa- lu i,i cn! e de que cciio de ¡nenas el ojito ausente. J) esecha. alma mía, sost echas ¡niiislas; con ese itue tienes, con ese me gustas. 1 ú l rí ienrias tenerlos i d ides, igual que los tienen ií s demás niorlaies, aunque sólo fuera por ¡a simetría... Pues si yo Iludiera, ¿no te lo pnndyia? fl ero á qué afligirnos poroue no txieinos ¡Con el que le queda nos contentaremost Yo, querida, mía, por no darte enojos con esta ventaja de tener dos ojos, y para probarte que te amo de veras. cuando nos miremos... guiñaré el que quieras. Así verá el mundo nuestros dos cariños cuando á todas horas nos hagamos guiños, y estarás segura de que te idolatro lo mismo con uno que con tres ó cuatro. ¡Lo triste sería no tener ninguno! ¡Tal ve. z se ve menos con dos que con uno! De los tiradores el ejemplo escojo; mira, cuando apuntan, que cierran un ojo, que en un ojo solo, tuertecita mía, consiste el intríngulis de la puntería. Apúntame al alma; penetre en mi pecho la luz que destella tu ojito derecho. Cuando en mis cristales luce la marrana, la- lus me deleita, que no la ventana! Tu ojito derecho mi ilusión despierta, y si el mundo extraña que adore á una tuerta, no pases por ello penas ni sonrojos. Tú y yo á. lo que estamos, tuerta de mis ojos. CARLOS L U I S DE C U E N C A DleUJO aii UUDINA VSRA.