Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Uuo de los compañeros del agraciado, dijo para justificarle: Qué tiene de extraño... Cuando no se sabe escribir se pone una cruz. ENHORABUENA RENGLONES CORTOS MIS C A N T A R E S PARA L l M P i A R UN PIANO Fatigas me dan al ver qub me tiras á la calle para cogerme después. Me siento rota por dentro; parece que me has robado el alma y el sentimiento. Ni tengo una amiga, ni tengo i n amor. Mías son mis penas y mis alegrías, Y mía soy yo. Por marchar muy ligera te resbalaste, y atrasaste camino por no fijarte. Marcha despacio, y si has de lastimarte, no des un paso. Me dice que no me quiere y yo por esto lo dudo, que la mentira en la boca siempre se lleva en el mundo. Todo es posible en el mundo: cosas que parecen nada y otras que parecen mucho. Yo me quisiera volver semilla, para dar flores donde le entierren á él. Yo me fui á la ermita á pedir al santo que por las llaguitas de su cuerpecito calmara mi llanto. Soplaban los vientos barriendo las calles... Lagrimitas de fuego lloraban mis ojos quemando mi carne. GLORIA DE LA PRADA 1 I n individuo se acerca gozoso á un su amigo V le dice ¿Sabes quién ha ganado el primer premio en la Exposición canina? ¿Quién? ¡Yo... i Dame la enhorabuena I- -Te la doy con gusto, porque te han hecho justicia. LOS PERROS 1 I n hombre de poca fortuna gustaba de tener perros de caza; pero los mataba de hambre. Su mujer le reconvino un día y le cujo que para no darles de comer, más valia no tenerlos. Vino al día siguiente, y entró con otros dos más grandes cjue los que tenía. Enfurecióse la mujer, y para tranquilizarla, le dijo, el marido -Calla, mujer; ¿no ves r ue siendo más los perros, se reparten entre muchos el hambre y les toca á menos? tul uchas veces se duda en llamar á alguien que limpie el piano, por temor á que echen á perder el barniz. Sin embargo, es muy fácil limpiar y pulir la tersa superficie, siguiendo estas reglas: cubrir toda la superficie con algún aceite vegetal bueno (oliva, lino ó dulce) Dejar el aceite iiasta que la madera se sature. Esto impide que el agua penetre si hay alguna quebradura en la madera. Entonces, humedecer una tela suave en agua tibia, frotarla con un btien jabón neutro (marfil) y frotar después el piano con movimiento circular. Enjuagúese con agua tibia y tela suave y limpia. Seqúese escrupulosamente. L á v e s e sólo ur fragmento en cada vez y nniv rápidamente. Cuando toda la superficie ha sido lavada, enjuagada y secada, vuélvase á saturar con aceite ó pulimento de muebles. Luego frótese en seco con tela suave. Un buen pulimento sólo se obtendrá cuando la superficie está bien aceitada. Al final, úsese piel seca de ante. LAVADO DE LA FRANEL a P ara lavar lá franela, cuando ha tomado un color amarillento, se hierven cuatro cucharadas grandes de harina en cuatro litros de agua, revolviéndolo muy bien, y luego se vierte sobre la franela una mitad del líquido hirviendo todavía. Déjese asi hasta que se enfríe el agua, y entonces restréguese la tela, pero sin usar jabón. Se enjuaga después con varias aguas y á continuación se vuelve á hacer lo mismo con el resto de agua y harina hirviendo. Se enjuaga otra vez la tela y se cuelga á la sombra i ara que se seque. BARNIZ PARA COCHFS -f CONOCIMIENTOS ÚTILES P U L I M E N T O PARA ESTUFAS BUEN DESTINO I I n barniz para coches que se seca rápidamente, se hace disolviendo una parte de copal de Zanzíbar cu tres cuartos de parte de aceite de linaza, y diluyendo luego esta mezcla con tres partes de esencia de trementina. Preciados, 20, LA FUNERARIA, Teléf. 225. No pertenece al T r u s t Funerario. Y con un empleo de 4.000 reales se atreve usted á solicitar mi hija? ¡Ca! No, señor. En cuanto me case con la hija de usted, lo dejaré. EL SONIDO 1 In sujeto da en una tienda una pe seta para pagar el gasto. El dependiente la examina y le dice: -Esta peseta es falsa. ¿Y por qué es falsa? -Porque suena mal. ¿Se figura usted que es un vioün? Uí edio pan de algún Inen pulidor de estufas, dos cucharadas de barniz de asfalto, media taza de espíritu de therebinto. Apliqúese, cuando la estufa no está muy caliente, con una tela ó un cepillo, y frótese en seco con una franela ó un cepillo de pulir. Se mezcla esto en un recipiente de cinc. El puliu. euto debe estar en la estufa largo tiempo y puede quitarse con un traoo húmedo. Con esta preparación se puede pintar toda la estufa sin temor á mancharse al tomar la tapa. Hay que guardar los trapos en una marmita de estaño. I MARAVILLOSOS PAHA LA I f Preservan el rostro de las influencias del Frió, del SQÍ y del aire del Mar, Harca Blanquean y suavizan divi ñámente el Cutis SIMÓN, 59, Fanb. St- MartiE, PARÍS Rechazarlas falsificaeioiics.