Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
vJ Un pintoresco rincón del parque Palermo. con veintitantas páginas de compacta lectura y millares y millares de anuncios; sus teatros, Clubs, circos, cinematógrafos y nmsic- halls y la abundancia 3- magnificencia de sus grandes almacenes y tiendas de enormes vidrieras (escaparates) resplandecientes de luz, adornadas con el más exquisito gusto é incesantemente renovadas. Orguílosa de sí misma, con noble y muy legítimo orgullo, ansiosa de atraer un público numeroso de las cinco partes del mundo ante el cual mostrar los encantos de su juventud y de su belleza singular, Buenos Aires se apresta ufana á celebrar su primera Exposición internacional para dar fe de la vitalidad de un pueblo que, en un siglo de independencia y en medio siglo escaso de unidad nacional, ha sabido ir tan lejos en el camino del progreso. Buenos Aires es la ciudad cosmopolita como ninguna, amante y amada de los extranjeros. De los extranjeros que aquí traen sus energías, su laboriosidad, su espíritu emprendedor. De los extranjeros que aquí hallan fortuna y calor de hogar, que aquí encuentran una segunda patria, generalmente adoptada como definitiva. Prueba elocuente de este cariño son los monumentos que cada colectividad extranjera regala á la ciudad con motivo de las fiestas del Centenario. España, Italia, Fran- Tren liliputiense del Jardín Zoológico. cia, la colonia británica, la irlandesa, la austro- húngara, los suizos, están construyendo monumentos muy ricos y muy artísticos que quedarán como un ejemplo del afecto que une á los respectivos países y del agradecimiento que los extranjeros aquí residentes sienten por esta nación generosa y hospitalaria. i Benditos los pueblos que, como esta Argentina portentosa, seducen, atraen y retienen á los extranjeros! ¡Benditos los pueil liL l I DI I I il I J r r Una vista del Jardín Zoológico tomada desde el lago.