Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRÓNICA GRÁFICA orno no sueletr ser frccuentes e n Madrid 1 o s actos dedicados á honrar á sus hijos ilustres, consignemos con cierta sorpresa, aunque con el elogio natural, el dedicado á enaltecer la memoria del gran calígrafo VaUicierg- o. En el número 7 de la calle de la Ballesta, donde vivió y miudó, se ha colocado u n a lápida conmemorativa, C ue fué descubierta por el alcalde, á quien acompañaban el secretario del Ayuntamiento, algunos concejales y Comisiones del Fomento de las Artes y de los Centros Instructivo del Obrero, Callego. Asturiano y de Instrucción Comercial. Los Sres. Francos Rodríguez, Aguilera, Labra y Herrera pronunciaron elocuentes frases e n elogio d e Valliciergo, y un grupo de discíJúápida colocada en el nútn. 7 de la calle de la Ballesta cu memoria de Vallicleigo. pulos del ilustre calígrafo solicitó del alcalde que se dé Fot. R. Cifuenle; s. aquel nombre á la calle de la Ballesta. Fué un acto muy simi) ático, que acaso no se hubiera celebrado si se incluye en el ijrograma de festejos de Mayo, rograma que está á punto de iierecer ahogado iior las lluvias. En un tris estuvo que se susjjendiera también la diana que sonó alegremente por las calles de la corte. Si en vez del día 15 hubiese sido el 16 el señalado para que las bandas se lucieran, ó si al temporal le da gana de empezar un día antes, ¿qué músico se hubiera arriesgado á desafiar á las nubes con su instrumento? Y caso de que la disciplina les obligara á todos, no habría sido muy oportuno unir el viento á la lluvia. En fin; las bandas tocaron muy bien, como de costumbre, y luego se reunieron en la i) ¡aza de Castelar, donde todas reunidas tas bandas civUes y mJUtares de Madrid, reunidas, tocando diana en la plaza de Castelar. Fot, Goñi