Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i- Mí iP jíSJ ftj 4 -jíí, a, f. icEfl y Con ella hablé, sentado en la margen del río, viendo en él revelado su cuerpo junto al mío; también nos reflejaban las gotas del rocío cual ojos que brillaban en el follaje umbrío. Yo la oprmií la mano con ciego desvarío, procurando, aunque en vano, reprimir su desvío. La cosa más pura, más noble, más tierna, es querer con el alma y que alguien nos quiera. o sentía al mirarla amarguísimo peso, yo tenía al hablarla el corazón opreso, á ella me fui acercando con amante embeleso y medroso y temblando la quise dar un beso. Surgió en nuestros amores escj uivo retroceso, mudos, sobre las flores, pensábamos en eso. La cosa más pura, más noble, más tierna, es querer con el alma y que alguien nos (juiera. Luego hicimos las paces y hablamos (juedamente cual las aguas fugaces susurran en la fuente. ¡Oh, recuerdo dulcísimo que afluyes á mi mente trayéndome el gratísimo perfume de su ambiente, el eco tembloroso de aquella voz doliente y el roce delicioso de su rizo en mi frente! La cosa más pura, más noble, más tierna, es querer con el alma y que alguien nos quiera. i- i í! í; siás, V S; ir i, Un beso es luz que alumbra con claridad suave la sombra y la penumbra de la existencia grave; él dice al ser amado cuanü en el pecho cabe, lo que el lenguaje hablado articular no sabe; cruzar i- ápido suele como el vuelo del ave y tan sólo nos duele el que tan pronto acabe. La cosa liiás pura, más noble, más tierna, es querer con el alma y que alguien nos (luiera, Después de haberla hablado, sólo deseo hablarla; después que la he dejado, sólo anhelo encontrarla; hoy más mis ojos quiero porque logran mirarla, más de mi mismo espero porque ya sé estimarla; el mundo es más hermoso porque en él predo ha blarla y el morir más odioso porque habré de dejarla. La cosa más pura, más noble y más tierna, es querer con el alma y que alguien nos quiera HAFAEL T O R R Ó M E DIBUJO DE H. ESTEVAIH