Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C u RACHILDE Ti ara juzgar la obra literaria de Iva- mer libro: Monsicur de la Houi; eauté, y desde esa época, Rachilde concjuistó, por chjlde necesitaríamos escribir todo su talento y el valor literario de sus esun libro; pocas literatas como ella han critos, la admiración de los más notables producido mayor número de obras ni escritores. Al mismo tiempo una oposihan logrado mayor popularidad. ción marcada se levantó contra el géneZola, el prodigioso naturalista, aparro de sus novelas, pues ellas revela! an tándose de este género, nos dio á conocer en El ensueño un idiho de misticis- desde esa época lo que generalmente tomo, que, por su moralidad, podía circu- da señorita, á esa edad, ignora. lar en los hogares más austeros. RachilBarres, Verlani, Alfonso Karr, Arsede, como el ilustre novelista, también ha ne H. oussave, Jean Lorrain Jean Moquerido mostrar, alejándose de la índole rcas, Laurent Tailhade, Leo Tregenik y de su literatura, que es capaz de produ- otros eran, al mismo tiempo que amigos cir un libro de pureza lilial. respetuosos, sus admiradores. Rachilde ha escrito gran número de Según su biógrafo, el poeta Ernest novelas y algunas piezas de teatro de Gauber, este libro está escrito con ima igual importancia. filosofía alucinada, con un encanto discreto, con preciosa sencillez. Apareció el Rubén Darío hace algunos años que año 1884, bajo el título de Les Histoires (lió á conocer en España á la Rachilde hétes pour amiiser les enfants d esprit. de ayer, á la de los libros, que difiere Contiene una serie de cuentos encantade la de hoy, aunque no literariamente. dores. A la niña despreocupada de antes ha suEl seudónimo de Rachilde ha llegado cedido, con el transcurso del tiempo, la á ser tan conocido, que muchos ignoran madre amante y la esposa incomparable, en antagonismo con la autora de Monel verdadero nombre de esta célebre escritora, Margucrite Eymery, hoy esposa sieiir Venus, La virginité de Diane, La marquise de Sada, La princesse de Téde M. Alfred Vállete, el reputado direcnébres. La tour d amoiir, La joncjleuse, tor de El Mercurio de Francia. Marguerite se dedicó á las le- La imitation de la mort, Le de tras desde muy joven y con el mejor re- Lonves, Madanie la Mort y otras muchas obras, que si enriquecen las letras sultado. Víctor H u g o en medio de los aplau- de Francia, en cambio no tienen aceptasos que le prodigaba, le dijo: ¡Valor, ción en las bibliotecas de las familias. Cuando anunciamos á Rachilde que señorita! A los diez y siete años ya escribía en pensamos dedicarle luia crónicri: ¡Cuilos periódicos de Perigord sobre la pin- dado! -exclama. -Mis libros deben estur. i de Gustave Moreau, peintre du tar bajo llave y sus ojos y sus labios S hinf. U n año después apareció su pri- ríen alegremente. EVAríüELINA. DJnVJO DE VA ILA