Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Todo el disgusto que demostró Valencia al creer cp. ie su enorme esfuerzo i) a á resultar inútil, puesto C uc n o podría inaug- urar su Exposición Nacional, s o convirtió en alcn ría al saber que su oesimismo era injustificado. Y a h o r a al inaugurar ese Certamen- -fiel reflejo de su tral) ajo, de su actividad y de su constanc i a -el entusiasmo fué verdaderamente s X t r a o r diñarlo. Un enorme gentío rebasaba la gran pista donde se celebró el acto, llenaba los palcos y las demás localidades. Y todas las manos aplaudían al Rey, que presidia, y todas las bocas le vitoreaban. T a m Dién fueron muy aplaudidos el marqués del Turia y el presidente del Consejo al pronuncipT sus discursos, este último sobro todo, que entonó un canto irispiradísimo á Valencia i -iv J f i. V 4 f t w ilkii -t -t 4 V á su Exposición. Hizo también un ofrecimiento, que fué acogido con vivas manifestaciones de júbilo: el del próximo viaje de Su Vlajcstad la Reina Victoria á la simpática ciudad. Si es, además, como se cree, p a r a inaugurar el anhelado ferrocarril directo á Madrid, no sólo los valencianos, sino t a m b i é n los madrileños estaremos de enhorabuena. P e r o los aplausos más calurosos fueron para S. M. el Rey. Y no sólo en el acto inaugural, sino al entrar en la Exiwsición y al salir de ella, y al llegar á Valencia y al recorrer sus calles... En todas partes ha sido Su Majestad el Rey objeto de tan sinceras manifestaciones de cariño, que bien puede llamarse triunfal á éste su viaje. A. D MADRID. E i. ai. el Rey inauguriando la Exposición Kiicional de Valencia. f í u k, r- 4: U r- I -l íi D. Alfonso XIK, con el marqués del Turla, las autoridades y comisionados, saliendo de la Exposición después del acto inaugural.