Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
p 1 origen de la bandera que arbolan los buques españoles y usa nuestro Ejército se indica en el Real decreto que la creó, firmado en Aranjuez el día 28 de Marzo de 1785. Hasta esta fecha la bandera sólo era distintivo de la casa reinante, y las armas, más que el color, diferenciaban los pabellones de países distintos. Reinaba la casa de Borbón en varias naciones (España, Francia, Ñapóles, Toscana y Parma) que tenían como distintivo de su respectiva nacionalidad bandera blanca, sin otra diferencia que la de los cuarteles de sus escudos. En tales circunstancias era muy difícil distinguir, entre buques que arbolaban bandera blanca, cuál era su nacionalidad, sobre todo con vientos escasos y muy especialmente en época en que las embarcaciones llevaban velas, también blancas, como único medio propulsor; dificultades que en tiempo de guerra aumentaban ante el peligro de que no pudieran distinguirse fácilmente los buques enemigos. Tales anomalías no podían evitarse más que con la creación de una bandera especial que distinguiese á los buques españoles, y con este objeto se dictó el Real decreto citado, que dice así: Para evitar los inconvenientes y perjuicios que ha hecho ver la experiencia puede ocasionar la bandera nacional de que usa mi Armada nava! y demás embarcaciones españolas, equivocándose á largas distancias ó con vientos calmosos, con las de otras naciones; he resuelto que en adelante usen mis buques de guerra de bandera, dividida á lo largo en tres listas, de las que la alta y la baxa sean encarnadas, y del ancho cada una de la cuarta parte del total, y la de en medio amarilla, colocándose en ésta el escudo de mis Reales armas reducido á los dos quarteles de Castilla y León con la corona real encima, y el gallardete con las mismas tres listas y el escudo á lo largo, sobre quadrado amarillo en la parte superior: Y que las demás embarcaciones usen, sin escudo, los mismos colores, debiendo ser la lista de en medio amarilla y del ancho de la tercera parte de la bandera, y cada una de las restantes partes dividida en dos listas iguales encarnada y amarilla alternativamente, todo con afreglo al adjunto diseño. El diseño á que se refiere este decreto, como los doce modelos de banderas que el ministro de Marina presentó á Carlos III para que eligiese, los reproduce hov BLANCO y NEGRO del expediente original, gracias a la amable autorización del señor ministro de Marina, D. Di- ego Arias de Miranda, y del contraalmirante D. José de la Puente, jefe del Estado Mayor Central (i) Nada consta en el expediente acerca de las instrucciones que se dieron para dibujar los modelos; en once de ellos predomina el color rojo que, en combinación con el amarillo y el blanco, eligió el Rey con muy buen acuerdo, como tradicionales de la nación, prescindiendo de todo signo de exclusivo carácter personal; y que éstos son los colores tradicionales en España lo prueba minuciosamente el capitán de navio y erudito historiador D. Cesáreo Fernández Duro en su obra Tradiciones infundadas, de cuyo estudio resulta, sobre todo por los sellos reales diplomas y códices con miniaturas del si lo x i n que las armas de Castilla eran castdlo de Sro en campo ae gules ó rojo, y las de León, león (1) Debo también hacer publica mi gratitud al culto jefe del Archivo Central de Marina, D. Juan Labaig, Dor las facilidades aue me ha dado oara el examen de estos documentos. de gules en campo de plata, que nos dan los tres colores rojo, amarillo y blanco (i) Las unidades del Ejército continuaron usando sus peculiares banderas del caudillo ó región que las creó y la bandera blanca establecida por Felipe V al reorganizar los servicios militares creando los Cuerpos especiales (2) Bandera blanca siguieron usando y jurando, con algunas modificaciones introducidas en el escudo durante el efímero reinado de José Napoleón, hasta que en i. de Noviembre de 1820 se ordenó que los Cuerpos del Ejército permanente y milicia nacional usarán en adelante, en lugar de las banderas y estandartes que en el día tienen, la insignia de un león de bronce... Tan extraño emblema duró hasta la reacción de 1823, y, por último, durante los años de 1840 á 1843 fueron tantas y tan arbitrarias las novedades introducidas en las banderas, que por Real decreto de 20 de Diciembre de este último año se dispuso que las banderas y estandartes de todos los Cuerpos é Institutos que componen el Ejército, la Armada y la Milicia Nacional serán iguales en colores á la bandera de guerra española (3) y colocados éstos por el mismo orden que lo están en ella La revolución del 68 y la elección del duque de Aosta para el trono de España determinaron nuevas modificaciones en el escudo, que se suprimieron por decreto de 6 de Enero de 1875, quedando vigente el citado antes de 1843. Según él, la bandera que debe usar el Ejército es ía que se creó para los buques de la Armada, sin otra modificación que la forma del escudo, que, por causas que ignoro, en las banderas de los regimientos y batallones está dividido en cuatro cuarteles y no en dos, como aparece en el modelo que aprobó Carlos IlL Otra bandera nacional se creó para los buques ae recreo por Real decreto de lo de Agosto de 1875, cuyo artículo i. dice: Los buques nacionales de recreo usarán en adelante la misma bandera que los de guerra, con la sola diferencííi de que en el lugar del escudo pondrán sólo la corona real (A) Los restantes buques que no son de guerra m mercantes, como los de obras públicas, sanidad de puertos y correos marítimos arbolan la bandera de o- uerra, añadiendo á los lados del escudo las iniciafes, en color azul, del servicio que prestan. Ya lo saben los constructores de esas banderas y colgaduras de percal formadas por tres listas de io- ual tamaño: el primero de los modelos presentados a 1 Rey era de esa forma, mas como se lee en el margen superior de la plana de dichos modelos, bu Mai estad aprobó el primero; pero modificando eL ancho de las faxas en la forma que describe el primitivo Real decreto. A- n A r r. -n- rrn GUILLERMO GARCÍA PARRENO. (1) Aragón tenia los mismos colores: cuatro barras ó bastones de gules en campo de oro. Í 2) En el decreto de 28 de Febrero de 1707 60 dispuso, entre otros casos: Y es de mi voluntad que cada cuerpo traiga la bandera coronela blanca con eruz de Borgoña, según estilo de mis tropas, a que he Sandado añadir dos castillos y dos leones, repartidos en los cuatro blancos, y cuatro coronas que cierren las puntas de las aspas. (3) Se llama bandera de guerra a la que usan los buques de la Armada para distinguirla de la mercantil que usaban los buques de esta clase. (4) Los buques de la Federación Española do los Clubs Náuticos fueron autorizados por Real decreto de 21 de Junio de 1909 para usar esta bandera, adicionada con un ancla de color azul situada diagonalcíente en el ángulo superior derecho y sobro rojo.