Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
REVISTA AÑO XX MADRID, J 3 D E AIÍRIL DE mío NUM. qgo fl -s, V 5 Í: -tf. w üi I iL FKFlT íií hía sido en sus buenos tiempos una mujer verdad raniente seductora; además de su earita picaresca, donde ardían dos oins como dos soles, tenía más gracia que una sevillana, y el lallc sutil y llexible como una niajita de Cuya. Pero, hijo mío, á pesar de todo esto y de Fer más buena (jue un pedazo de pan. Dama Pepita permaneció soltera toda su vida y con ella un numeroso p n i po de muchachas de su mi ma época, nu: chas de ellas ricas y de lo más ranadito de San Sebastián. La casa de mi familia- -ya me has oído hablar de ella- -se hallaba situada en el pueblo viejo, en una NOVELA CORTA V a hace bastantes anosque murió Dama Pepita. dijo mi ami o sonriendo con cierta nielancolia, ¿E s posible iue nn tP haya hablado nunca de ella? Hice un PÍJ IIITI negativo con la cabeza. ¡A h í Pnea es preciso qne te cuente su historia, para íjnc veas ha ta qué punto pncdc Hcf ar la extravagancia de la realidad, si pudiera uno ptrmiiirse semejante frase. Dama Pepila. como la llamaba todo el mundo, haCH En vascuence Señora Pepita ó biea Doña Pepita