Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
sido público, jjcro el famoso aviador brasileño, uc hace tantos a ñ o s viene dedicando su inteligencia, su voluntad y su fortuna á la resolución del problema, no trabaja á tanto la entrada, y sólo busca los aplausos que merecen los descubridores. Estas pruebas fueron, pues, para unos cuantos invitados, entre los cuales estaba la infanta Isabel, y se celebraron en cí camjw del cjoif, situado en las Cuarenta Fanecas. Los pocos que tenían noticia del suceso, y el público que transitaba por los alrededores, vicronse a, radablcmcnté sorprendidos con la presencia en el aire dciui aparato que volaba diri, s, i (io i) or su tripulante. Los dos vuelos de Santos Dumont fueron admirables. Para los que se dejan g uiar or las apariencias, ó hacen caso exclusivo de las leyendas, la Exposición obrera de Sevilla causará, desde lucg ü, mía grata sor- 1 V; presa, y dcsi) ués una impresión prof u n d a Porfiue, creyendo encontrarse en un pueblo sólo dedicado al dulce Ijlacer de asar la vida, se cncontrarím con las Ijruebas de que estaban e u i V o c a d os. Para cuantos de antiguo conocen la cners ia y la actividad de los sevillan o s esta Exposición refrenda sus j u i c i o s de siempre, en los cuales Sevilla con s c r v a, junto á sus timbres clásicos, el florecimiento de su industria y el deseo constante de engrandecerse por el trabajo, como todos los pueblos modernos. Esta Exjjosición notabilísima se ha realizado bajo el patronato y la ayuda de una persona muy amante de aquella su ciudad y muy querida en esta casa, á quien no por esta circunstancia dejaremos de tributar públicamente un caluroso aplauso: D. Cayetano Luca de Tena. V a y a también u n aplauso entusiasta para D. Buenaventura Abarzuza, fallecido en Madrid. fe é r ¡í- j v- SS. jé j i J t. JM faMA uuutt: La sala de Mnrillo, del Museo del P r s d c arreglada y decorada á costa de la Exorna. Sra. Viuda de Itui- be. Fot. Alonso