Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Captura iniíjosibíe... la... ja... j a E n seguida riniió el botón leí linibre eléctrico de su dcsijacho. y a. l criad: íjue apareció en la Ijuerta le dio estas i n s t r u c c i o n e s -Salgo esta nocVe en el correo de (ia icia. lds ¡ón lodo lo necesario. un; s á practicar un ortante ser dci: Lo ¡ue sieni; es (jue eesrirenics con retraso, ¡iies e n d o ¡jor ia dnea de no ¡ni; -otro n! o; í; ¡c l- egar. Jin hn. círucela y... l) mne nnis c o e e n n e imn) (aie les (jue m e pusiste en ei e; e a n í e r i o r T el penúldiu cunipiííía is or enes oucí illa noclie, di (ie los cic cchrís saiio oe la e; r; e cieiido p a r a sus ¡identros: -V a vereuu) S i á nú me rnare; el anioso estranguladíir. or una a e i; la c: nhi, e: sup; c, a. -iCgar a L a tioruña. (pie e: ciiuii i arc; u; a atpieda tarde pa. ra. A m e r i c a c o n r a n d i d o con los emigríu. itcs y va- iéndose de una íalsa ocumentación. l érc. z no dr. dó u n nioment; v, i) rorevén; ose úc v: -pasaporte, se dispuso i seguir al asesino c; n ániiri e d tin b en l n i ti o í 1 o i u e r 1 t i 1 in I) i Ii 1 d c 1 n e a o 1 I n t t 1 I j i) I a 1 1 n L m s s 1 iUKst, -a o 1 uu tv (I is es I po ¡ja 1 1 s 1 i I n 1 1) I i. II 1,1 I t I 1 u i. n c M t n V n 1 o i- ii vil i 1 i l b d o s I i 1 s s I- 1 I) i Liul) 1 t el bio i- is X o t v, l í 1 (idi) 1 K s. 111 1, is m (K e 1 Mil tan g r a n d e s aspiraciones por lo menos coiiio su enemigo, y, rellenando de aire su pulmón, encendió u n cigarrillo, descendiendo tranípiilamente al fondo del mar, sieni re con la idea de detener a; miserable y de restar al veinte por ciento un hiejiroso servicio. (lutiérrez d u r a n t e su descenso iba m a d u r a n d o (el l) bi: -i de aprehensión. C r u í ó s e en su ca. mino con hasíaiitcs congrios á los (pie utilizó como impriveisados agentes o. c policía. Xu lenguado (lióle referencias verbales del aso de l rií (j r, ¡íani. cas i) or a g u a s de su juri; dicción. Pery (iiit se valia de todas estas confidencias y caminaba á los alcances de su enemigo. -ijo las ondas hra ías v á cien m e t r o s d e iirofundidad, Pérez encendió otro cigarrillo satisfecho de sus traibajos. Después ILan. ió á un hermoso paiipo, y le dij; con niisterifi: i e neeesip) Pires el ser que vo necesitr T i e- S íSSÍ, 1 j I i l i a) i ti b pi l I) i I 1 i; n i L e 1 l e i- s i t e O I I 1 1 I n) I I i h i i d i d i J 11 ic i d 1 1 e 1 i i K i i l i b e i s L e W jd L 1 I lU. uu o n 1. s 1) i- o 1 1 1 1 n i Li it. iii 11 i T j d m a r mostr; d) ise abgo nza U) la m e m a bo a de anclar, v cuando el biupie dev; iba) ieci: os apenas seis nudos, se lo enijiezó á nacer á l érez otro nnck; en la g a r g a n t a Un su; lor frío Í! -adí; i sus sienes terribles ii: iuseas agital) ui su estómago. Xicanor reri ió ¡pae, en contra de lo (pe. e é! mismo Cjjina ia, el célebre a. esino le n; i á! it: Ciir de JO lio; lo. Unscando alivi; ¡i sus iinestinales lolores, Gutié r r e z se dirigió hacia la caseta lel timonel, pe ueño c u a r t o ¡ue dal) a adi nia. r y (pie, en 0 a, utilizaban los v i a i e r o s para im rescind- bles inenesíeres. o v, h -i hecho Pérez más ue entrar, cuando, oli, sori) rcsa; allí, también en popa, se e n c o n t r a b a el famoso estrangukiílor de niños. Ah, m i s e r a b l e! -g r i t ó el ai) ura; lo dctcct ii c. -P o r fin t e tengo en mi ¡loder. T u hui: la es iniijosible. P u e d e s o b r a r como (pileras... L 1 sorprendido asesino dejóse caer á plomo or la a g u j e r e a d a tabla que le sustentaba, yemlo á arar al m a r soVire el revuelto remolino d e csiiuma (pie l e v a n t a b a la hélice el t r a n s a t l á n t i c o Nic, sin dudar u n minuto, descolgóse pior el iiusrao sitio. V á los llocos momentos vióse sobire las aguas sabida i la más sabid: de i- Incluís. P é r e z -iiirinúa la gai- ganta lel Inudiib) éste esgrinda un cnciiiho de m a r en b; s accichntes de bi lucha la infernal jiareia daba vueltas v niás vueltas. Xip. ied a ca- p tura más que ca tura ¡larecía mi terrilile vals. V vals de las olas. Ti ciqantíiníccas se mantenía perfecíameiiíe á dote. Sin duda bi m a n t e c a iniaiitil t r a g a d a iinr el asesino le hacía flotar. Xic n o se sumergiri g r a c i a s al elegante chaleco e fantasía salvavidas ne lleva. ba. De ijronto, el TraijamavAccas concibió un pbm. i ln v a r i a s dilatadas asl iracionvs h. izo acopio del aire eciso p a r a dos h o r a s de resiiivaciiMi v se deió luinüir en el iélago a m a r g o P é r e z (pie notó la estratagema, sintióse hombre de lies och. o brazos nada menos. Si á ti se te escapa un criminal fug- itiv- o, no sé (piién va a ser capaz de detenerle en estas ¡irofuiididadcs. b l molusco hizo- un ademán significativo de X o tengas cuiíiado lanzándose á nado cual si fuc. e uu cerraib) iiara eua. s, llegó en segundos á la, vera de l -a ain! iiilccas p n seguida, y sin darle ei alto ni rominciar c coiisa; ¡do I) ios pres; lióle entre sus ocho látigos roe ¡s o. de -enLOs: is. Jd estrangulador, al verse cogido por un ulpo. lanzó u n j a y bastante desgarra. dor. P roi sonrisa mefistofélíca respirndió ad grito de angustia. uicn se atrevía á reir. en medio de t; in húmeda como es anto: a t r a g e d i a i O u i é a había de ser I X i c- P e r v- (u i t (pie llegaba al lugar del suceso, acomiiañado de una parej. i de buzos de O r d e n ¡ifiblico. -Conducid á ese miserable á la Delegación de l olicia submarina- -dijo ééicanor con grandeza. V los g u a r d i a s coi- idujeron i más terrible de los ase; -úios Iiumanos a i n calabozo hiuiiedo y obscuro de las ijrofnndidades oceánicas. Pé- ez salió á l a superficie d e las aguas, siendo recogido por un va. por jjcsip. iero (pie le condujo, entre atunes, al jiuerto de V igo, Xicanor no da a eiias imixu- tancia, á este servicio v e r d a d e r a m e n t e fantástico. Xi tara oco se preocupa P la. s g r a n d e s cantidades de a g u a t r a g a d a s en el desciniperio d e sus funciones. Xiavores se las ro. íia el pijblico en estos novelescos fe- latos de a v e n t u r a s delccii- i icas... Y laii contento. f r i s DE T A P I A