Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-Í; Í; ÍÍ. I P V -j. r. c i. r m j íX r- -V. i M- -v. V; N o sabía c a n t a r ni bailar, ni h a b l a r pero era inglesa y en aí ucl! os dias en c u a n t o en un escenario (le P a r í s a s o m a b a las n a r i c e s un inglés ó a p a r e c í a la l) an cra británica, el úblico se volvía loco de entu. siasmo. Salió miss Campton en la revista de Folies lergere diciendo iiiehiir y oclutrdui. y no uicran ustedes salicr el escandalazo de aplausos ue levantó en el auditorio. Desde entonces miss Campton ucdó c o n s a g r a d a conno cstreUa en el cielo del a r t e arisiense. ílan t r a n s c u r r i d o tres años, la eordialc continúa y miss Campton explota la entente. Se ha e n t e r a d o de que io que m á s g r a c i a hace en olla es oírla i) ronunciar el francés mal, y cada día le liabla peor. A r t í s t i c a m e n t e tam oco ha p r o g r e s a d o en los tres años y aila igual que antes y canta con menos entonación que antes sm noncrse de a c u e r d o con la o r q u e s t a ni por casualidad. P e r o i ué más da! P s linda como tm amor v sabe son. rcir g r a c i o s a m e n t e cada vez cine se la cscai) a un g a l o Aquí con esto n. os damos por satisfeclios. C u a n d o vengáis á P a r í s y entréis en l olies Berger: ¡oned atención. Si veis salir á escena á u n a Í! ndí. inia m u c h a c h a con las falditas muv c o r t a s y luciendo unas l) onitas pantorrillas, cpie dice como las m u ñ e c a s íueJiur y oeliiirdni. no p r e g u n t é i s uíén e s lis miss C a m p t o n Su celeiiridad d u r a r á lo que la entente eordiale... jvüe. r. x CADI APVS, MUJERES DE PARÍS aceras de T. cicestcr años t r i u n f a eí París, actuanfío los inviernos en l í; Iies (Ctiíerc v los v e r a n o s en. el Alcázar dMae. L n actor del bnlevar, en nn. a de l; s touniccs vc los cónñcos ¡arisinos suelen liacer á Londres, t r o n e zó con niiss Cani, ton, ue era una c r i a t u r a tíniiila v verg onzos; i con c a r i t a de niña, ojos melancólico v labios s -ruesos, lü cómico se enamoró, y la ing- lesita, que estaba deseando p a s a r el anal de la i t a n c h a adniítió h) s avances del ijrctendiente. E s t a s l) odas artísticas suelen ser ijoco d u r a d e r a s Y di, í bod. as or pK los bien i n f o r m a d o s ai: ea; uran qu 2 entre el cómico y su conquista las luibo. P a in, i lesita, i) ucs, se casó, y en P a r í s aprendió á vestirse con elegancia, á calzarse con esmero v á o t r a porción de cosas ue t r a j e r o n or consecuencia el divorcio inevitable... Y (le la divorciada... nació miss Canii) ton, una mujer elca antísima, muy simiiática y muv a g r a d a ble, que seguía liablando inglés pojque el francés no la entraba ni á tiros. Comenzó á hacer la bombe. como dicen por ac uí, es decir, á figurar en las distinguidas reuniones del P a t Mort y de M a x i m s y cuando surgió la entente cordicüe, miss Canií) ton se lanzó á las tablas. Ticcadil! -y de las P rocedo de pero desde hace tres S iiare