Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Y o n o salía de mi asombro. -M e ¡larccc que la cosa no es muy c o r r i e n t e ¿P o r qué n o? Déjese usted de t o n t e r í a s yo n o me como los niños c r u d o s H a s t a m a ñ a n a á las once. M e besó la m a n o y (lesai) areció. N o querida Fifí, no salí de c a s a y tuve t e n t a ciones, pero logré vencerlas. AI día si s; uicnte, á cosa de las cinco, M a r í a l erja (la condesa de ii crja, ya sabes) entró en mi gabinete, donde yo leía... ó t r a t a b a de leer. Me contó un sin fin de cosas, me distrajo, me hizo reír, y m e i) rc unté á (u e m a r r o p a ¿C ó m o van tus a s u n t o s ¿ÍVIis a s u n t o s -Sí, tu flirt con Rafael Alcázar no te asombres, lo sabe todo el mundo, y bien puedes c o n t á r m e l o -l i s que yo n o -V a m o s Blanca, no digas t o n t e r í a s -R e p i t o C ue no hay nada, no hay nadua ni h a b r á nada. Iira, si es verdad, me alegro. A n o c h e estaba él en el Real cofiueteando con Luisa T o r r e s y n o faltó quien se compadeciera de la pobre B l a n c a Debí a h o g a r l a ero me contuve, cr mí, 3- a puede coquetear con quien le dé la gana. M e m i r ó insinuan. te. -B l a u q u í t a ¿de v e r d a d no estás e n a m o r a d a -i C l a r o que n o -c i t é Se echó á reír como una loca. -J i í í r a- -m e dijo. V o l v í la c a b e z a allá a r r i b a en lo inás alto de una monísima, un muñeco ja X) nés, S a c h s u m a con RU a i r e simiesco, las m a n o s a p o y a d a s en el v i e n t r e y su enorme boca r a s g a d a de o r e j a á orcjSj se reía de un modo i n s u l t a n t e ¿Q u é quieres d e c i r -m u r m u r é aíónital -i M i r a m i r a céjmo se r í e y m i r a cómo me fío y o Adiós, uerida. M e quedé a t o n t a d a fija la vista en aquel ídolo grotesco. ¿D e qué se r e i r á el ni uy imbécil... -pensé furiosa. ¡V a y a- -m u r m u r é -m e vuelvo loca! K n t r ó Rafaei A l c á z a r n í a i Q u é cerca estamos, al ¡carecer, y, sin e m b a r go, qrié í e j c s Apiroxiroó su silla. -A l; ien qiíc us ted trata de a c o r t a r las distancias. Son; ié e n i g m á t i c o sirvieron el té; nos f (ucdamos soles. ¿i ie i) ermite usted que fume? -C o m o usted (pLiícra. E n c e n d i ó un cigarrilio turco, y con voz í r i s í c ¿P o r qué se porta usted tan ma! conmigo? Lo de ayer. i) or ejemplo, no ba estado bien... Yo necesitaba una mano, una divina mano cíe mujer uc guíase la n. jía, y usted ¡ue la r e h u s a í a tomó, y ya no me atreví á r e h u s á r s e l a se sentó j w i í o á mí. ¿A c a s o es absolutamente necesario qu. e yo descubra al bsi un secreto ue i; ensaí: a g aaréiar... c a so usted no sabe (rnc la a d o r o íi cabeza archa, mi pulso tem! al) a, creí m o rirn- ic... Rocícó mi laíle con su brazo. ¡Sí, la a d o r o á us red, ero usted se empeña, cu no corfii: 5- cnder ¡o, y i) o; iíamos ser tan felices... Sentí que un h. álito a b r a s a d o r biiscaba mi b o c a c e r r é los ojos, y no e n c o n t r a b a ¡jalabras con (pie respouílcr ni me a t r e v í a á m o v e r m e cuando un ruido, que yo no odría ¡rccisar. me síicó die! atolladero. ¿b ué rtuu. or de cristaJ cpie vilira, de ventana que se c i e r r a de gcliie, de cucríha de j) iano f ue sadt i, Lo i g n o r o recuerdo, sí, ue me puse en pie y volví la cal jeza. N o vi n a d a miento, n. i.i s ojos tropezaron los fiel ídolo jajionás, que allá a r r i b a con su aire simiesco, sus m a n o s ai) oyadas en el vientre y su cr. orme b. ca, r a s g a d a de oreja á oreja, se reía cícsvcrgonzado, insolente y cínico... B ú r l a t e cuanto quieras, ¡joríiuc el caso es estúp i d o le miré fijr. mente, sonreí yo tüutbié i, seiííí vergijenza, y quedó roto el encanto de la dulce c u í r c vista... Y a ves. Fifí querida, cómo causas pctiueñas sc í capaces de producir g r a n d e s efecto. s. Y ahora, entérate bien si e n c u e n t r a s con o vo un muñeco c; j az de salvarte, cuídale mucho. Ji: núo se rompió, por desgracia, pero de haber durac o (no lo cuentes á nadie, es u n s e c r e t o) -cómo se huídera J ít 4 n nlS- i ¿Me da tisted u n a t a z a de té, a m i g a m í a? ¿Estcá usted sola? -N o sola, no. A h! ¿E s t á en casa su m a r i d o? -M i m a r i d o no está, p e r o está u s t e d ¡O h! -d i j o L a sciedad de dos en compa, DIEUJOS DE MÉSDEZ BIÍINGA reído de mí poco d e s p u é s ¡Cómo se h u b i e r a r e í d o m i e n t r a s yo lloraba... Y eso es precisamente lo que no quiere que te su- ceda. tu b u e n a amiga, -Blanca. MAXUEL D E MENDIVIL DE NUESTRO COKCUHSO DE CUENTOS l. E ARDJSCI SPER