Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mESA REVUELTA URfü IbAhE. ANÉehATA CARICATURAR D NUESTRA PORTADA K 1 lindo grupo que reproducimos en la portada de este número, es original de D. Esteban Calleja, lino do los discípulos de Coullaut Va ora. A sini le vista ueden apreciarse as buenas disposiciones del joven artista, que honra á su maestro, y al cual le esperan, seguramente, grandes triunfos. bien que un tanque, será una serie de pequeños depósitos, convenientemente separados, para evitar que un incendio probable se extienda á toda la cantidad de combustible almacenado. Análogas estaciones petroleras serán instaladas en Norfolk, Key- West y Charleston, en las costas atlánticas en San Juan de Puerto Rico y Guantánamo, en las Antillas, y, por último, en tres puntos aún no determinados de la costa del Pacífico. H U E V O S D E COLOR DE ROSA n profesor de la Universidad americana de Cornell, comunica los resultados de un curioso experimento que ha llevado á efecto. El naturalista mezcló al alimento destinado á la volatería de un corral cierta tintura inocua. Al día siguiente, las gallinas que consumieron el alimento así preparado pusieron huevos, cuyo cascarón estaba preciosamente coloreado de un tono rosa fuerte, que les daba bellísimo aspecto. LA COSTUMBRE DE A F E I T A R S E M o (is fácil averiguar cl origen del h. ábito de afeitarse, sabiéndose únicamente (jue se remonta á remotísima antigüedad. Lo más probable es que cl establecimiento de dicha costumbre obedeciese á la de pintarrajearse el rostro, observada por el hombre primitivo de algunos países, para adorno y atavío ersonaI, lo que no era ¡josíble efectuar dejándose crecer la barba. En los primeros tieniixjs, la oper a c i ó n del afeitado se realizaba arrancando los fíelos uno por uno, bárbaro procedimiento que todavía emplean los pieles- rojas. Más tarde se descubrió que era mucho más cómodo cortarlos con un cuchillo afiladísimo, dándose el primero y definitivo paso hacia las modernas navajas de afeitar. Los romanos emplearon éstas como cosa conocida de antiguo. Dícese ¡ue líscii) ión el Africano fué el nrimer hombre uc se afeitó diariamente, tomando la costumbre de los griegos, que, desde el tiempo de Alejandre, se afeitaban al levantarse de la cania, líl mismo Alejandro prohibió que sus soldados usasen barba, para impedir así (pie el enemigo pudiese hacer presa en ella durante los combates. En Inglaterra, donde la costumbre d e rasurarse completamente e s t á muy generalizada, se calcula que al año gasta, la gente un millón de libras en afeitarse. El número de ingleses sin barba ni bigote pasa de diez millones. CHISTES Y CARICATURAS VER Y O Í R p r e g u n t a b a un andaluz á un paisano suyo, que era algo miope: ¿Ves aquella mosca que anda pot la veleta? -Verla, no la veo- -contestó cl otro, -pero oigo perfectamente sus pasos. VERDADES Y MENTIRAS LA L I M P I E Z A MODERNA DE LAS CALLES j p 1 ingeniero vienes Arturo Szynianski ha inventado, recientemente, un originalísimo aparato ara realizar la limpieza de las vías ptiblicas. Trátase de un automóvil que, levantando el polvo y las inmundicias del aviniento, las absorbe y conduce á un depósito interior, empleando, como a. gcnfe para ello, el aire comprimido. El vehículo lleva dos dcijositos, que se vacían mecánicamente, i) or lo que el encargado de la limpieza sólo necesita ocuparse de la dirección de aquél. T ln realidad, el sistenia no es otra cosa que el conocido k aciiuin cícaucr aplicado á la limpieza de las calles, con grandes beneficios ara la salubridad. El automóvil está accionado or un motor de 28- 32 caballos, y avanza con una velocidad de siete kilómetros por hor. Los dei) ósitos ó recipientes para las basuras tienen T, O metros cúbicos de capacidad. IvL PETROLJ 0 EX BUQUES DE u LOS I I p 1 almirantazgo norteamericano ha comenzado la construcción de un gran tanque para almacenar el petróleo destinado á servir de combus- I tible en los acorazados v torijcderos que lo cnii) lcan en lugar de carbón (le piedra. Ll tan iic se coiistruve en la bahía de Narragansett. y tendrá una capaciíiad de 4. ooo hectolitros. Más UI- RRA DE CAZA ¿Qué, has tenido suerte? -Chico, sí. Nada más salir he visto una alondra, 3 ¡pam I al zurrón. Luego ha salido una perdiz, y i pam! al zurrón... Después ha aiparecido un toro... -Y pum! a! zurrón.