Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
a i T i N CARICATURAS 1 l) uen í ersco casóse en segundas nui) cias con A n d r ó m e d a Tod. o fu. é bien en los in imeros nncses, i) ero ciertas cociueterías de su esjjosa le pusieron en a l a r m a n t e cuidado. Y sucedií) ue una tarde, encontrándose la familia en las m á r g e n e s del río A r a x e s celebrando el cumpleaños de And rómcda, I erseo sor ren (lió en d e s c a r a d o flii l á su esposa, é indignadlo, la tiró un plato, mas con tan mala suerte, que fr é á p a r a r á la cabeza del ol) re abuelo del infeliz marido, dcján. lüle m u e r t o en el acto como un. a tarjeta, Ciro, v e r d a d e r o fundador de l ersé; o! is, digan lo que quieran los amig; cs de Canibises, erigió, en mem o r i a de I erseo y (le su trágica aven. tura, un obelisco conmemorr. tivo. lín él pueden a d m i r a r s e todavía unos bajo- relieves, de Beníiíure, en los c ue a arccen e x t r a ñ o s y fabulosos animales con alas, cucrp o de león, ijíes de caballo, cabeza de h o m b r e con harija rizada, y un tricornio con una ijluma, ¡un icroglífieo 1 Ciro fué el auténtico l arbián de la P e r s i a del ue t a n t a s veces heni s oído lird lar i g n o r a n d o su verdadero nombre. Sí, fué Ciro el (pae edificó en. solares d. e su p r o piedad la rica y nobde Taj- i- dschcmschidí, una iJivitación al e s t o r n u d o instaló un t i r o al blanco en la p r a d e r a de M a r d a s u t y creó unos cuantos gobiernos de i; rovincia en A d e r h a i v a n J o r a s á n lamseli y Asterabad; fundó un C o n s e r v a t o r i o de cunletislas en Chivar y la p r i m e r a fábrica de i) ersíanas en f icbmicji. Ciro lo fué totlo: g; uerrero, gram niukid, filósofo, l) intor decorador de tem los, m i n i a t u r i s t a poeta y aviad r. P e r o sobare todo, juerguista y hombre c o r r o m p i do, aunque, según dicen, olía siempre bien. Tin cuanto Ciro entralia en cualquier reunión, de Kiurdos, ó de medos Ivurdos, ó de a r m e n i o s t i r a b a g a l l a r d a m e n t e su g o r r o cónico al suelo y decía j a c a r a n d o s a m e n t e i Señores, todo está p a g a d o! ¡A q u í no hay más Ciro f ue éste eme a r d e! D e aqrid tiemijo- -y perdóneseme el inciso- -debe venir! a. frase acjui U- O hay más cera que la c ue a r d e Muchos investigadores y eruditos sueltos confirman el dichete. Ciro, el magnífico é i n e n a r r a b l e Ciro, fué también el inventor del g a r r o t í n que explicaba teórica y p r á c ticamente en la A c a d e m i a sicalíptica de Kichmich, por entonces la más floreciente del reino de P e r s i a pues la subvencionó con 120.000 talentos e n c o n t r a dos en el derribo de las murallas de Persépolis. ¡U n a tontería! p RETROSPECTIVAS Xo los lian pcidido reunir e n t r e todas las A c a d e riu ats del m u n d o! Ciro, ue dis onía de gran fortuna, y que además íievaba el 50 i) or 100 en las minas de hierro, plomo y turquesas, ¡ue ta. nto alntndan en el país, e r a p a r a los negocios una es ecic de Komanones. Pictórico de gloria, ¡uiso solemnizar su asonsbroso t r i u n f o en ¡a camjKuía uc hizo c o n t r a Creso, rey de J. -y lia V d. esecl ¡o de tieuita, organízaudio la fiesta de su coronación, Cjran día acrucl. Por la m a ñ a n a se celebró en el temido, fundado ot su abuelo Astiae; es, una im onente función religiosa. Jd- os armenicis ciuemarou en h o n o r de Ciro todo el pap e! que tendan en sus c a s a s el orfeón asirlo cantó v a r i a s melodías gallegas; k caldeos e n t o na. ron el Gloria á Ciro, con nu isíca do P retón, un himno largo y triunfal, y todo el i) ueblo persa desfiló ostrán (lose ante las sandalias del soberano, iuiciensándolc con i erfumes de a n é m o n a s lilas, j a z mines y violetas. T e r m i n a d a la ceremonia reIig; ¡osa se sirvió en los j a r d i n e s de i) alaeio de Ciro un magnífico ágape, con a r r e g l o al sig uiente menú O r d u b r e s Consommé Ciro, Carn. ero á la heb- rea, Truclias del Vraxes, P e r d i z rjcgra de M a r d a s t u Salmón en sadsa cablea. Filetes de gamuza, Asaílo de g a t o nnontés. l r u t a s íMelones de IVÍusrabad, M e m b r i llos de T o r a s á n Dátiles y Ciruelas. Queso nianchego. Vinos V licores. T e r m i n ó el ban ¡ucí: e v Ciro i; ronunció a gun as al a b r a s de agradeciniierito. Se leyeron adhesiones de las íliversas provincias de Persia, un t e l e g r a m a del roi) ío Creso y uir exin esivo telefonema del alcalde de A x t a r n é s J. -as copiosas libaciones de los comensales pusieron la tem eratura muy caldca, y la j u e r g a subic) de p u n t o al ap. arecer las bailarinas y cupletist a s de la A c a d e m i a Ciriana, vestidas con túnicas lig; eras y tocadas con graciosos birretes, tpie bailaron rítmicas d a n z a s de cuatro, cinco y siete velos y el cake- vall de las flores con g u i r n a l d a s de rosa, crisantemos, tulipanes y narcisos. Los g u e r r e r o s con sus g r a n d e s arcos, j a b a l i n a s y flechas hicieron des ués lucidas m a n i o b r a s y pintorescos simulacros. F u é heroica, brillante, imperecedera la fiesta. -i V i v a Ciro! -e. clamaron todos en pie, ebrios y er. ardccidos. ¡V i v a el b a r b i á n de la P e r s i a! Por la reconstrucción LUIS BLANCO Y NEGRO EN PERSEPOLiS. -UN BARBIÁN DE LA PERSIA del episodio, GABALDON