Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
7 f 1 y 1 ¡evaniarsc del clio ya no era ci mismo. Tenía los ojos b. undidos. el andar vacilante, e cucrix) déijil, la iiiel iimarülenla y el rostro demacradísimo. I.o s médicos le prohibieron en a 1) soluto qns íralíajase durante une! a. rí, a temi: iorada, debiendo m a r d i a r á reponerse al campo. Cuando nuevamente apareció ante el 5iil) lico. liudimos ai) reeiar con (h) lor iie la enfermedad ie iljía mermado sus i o erosas I acultades. C o m o consecuencia de esto, el i) ú lico le retiré) sus Tavores y mi amisto sufrió entonces los jrrimeros frac; isos, OK: se convirtieron lueíe) en una indiferencia aíjsoluta. JAHIO esto lo recordaba o c- íaramente. iiensandí) con tristeza en el (iesííraciado íiu de mi amigo. Fué la mujer que le R andonó la cau. sa de ello... Xo lo sé. Casi me atrevería á asegurarlo. -Cebo escribirle- -me dije, y rái) idarnent mis manoií cogieron 1; liima (i 1 s 1) u e s í a s trazar sobre el pai) el mi: jí lifr X íJS. 7 ü, V naba en las funciones íes papeles de tii) lc cómica. Lo (lue al in- incipio sólo fué una inuína simpatia, se cí) nA irtiéi más tarde en firme y avasalladora pasión por parte de mi amigo. Ella, si bien al pronto le recliazó. acal) i) or admitirle luego, cediendo tal vez á los constjes de su madre. Q u é felices fueron lo. ¡irlmeros d í a s Se veía que trabajalian con más entusiasmo, y al terminar la funcié) n celeliríLban ei éxito oliícnuío con besos y caricias. Pero acjiíellos amores tuvieren un fin muy Iristt y amargo para mi aauígo. Fdla. inconstante y frivola. acai) é poi despreciarle y se ccrn otro. Fsla traición rodújoie á el tal descon iie 1o, ue cayó enfermo v estuvo entre ía vida y la muerte cerca de un año. l. cro medité un mo mentó -i) ensé: Oru voy á decirie... Si le jirodigo corisuelciS, l e liaré más daño ue con su olvido el piiblico, pues comprenderá cpie son jiroclucto de la piedad liacia el vencido, ¿Q u é hecer... A olví á coger! a pluma y con mano teml lorosa eseiibí lo sigiüeníe di! i) úl) lieo es irn niño capricn. oso. Tíutusiasmatio, forma con barro un ídolo á quien adora, y luego, no bien se cansa de mirarlo, lo desbarata pr. ra formar otro, (pie correrá más tarde la misma suerte. I e r o no hay más reraedio- que conformarse. Todos 1o s ¡ue del iiúlilico viven no deben olvidar nimca este sabio consejo ciue me rei etía diariameníe un viejeeillo desengañado de las pomiias y -a iidades h u m a n a s d no uieres (lue se olviden de tus oleras, procura conseguir triunfos frecuentes. Las palma. s C: ue el pi éiiico otorga se asemejan á las que ben l; ccn el (iomingo de Ramos. Su virtud es muy limiíacia x rú. que renovarlas de tieinjio en tiempo para uoriersc al ab ritvo ele las tormentas- losK RAiMON TATÍTIN. Ü. feUjOS D t SANCHA.