Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
g m SARLVU LTA UN TESTIGO p r ué llamado un inglés como testigo, y el juez le preguntó: -Tengo entendido que usted presenció el crimen. -Sí, señor. ¿Y qué hizo usted en tal situación? -Un cigarro- -añadió el inglés con tranquilidad. que nmguno se aguanta con lo que tiene. Xo por mucho madrugar amanece más temprano, porque al final de la vida más corre el mastín que el galgo. Dices que quieres mi suerte i ni sabes lo que te dices... ni tampoco lo que quieres! Vente conmigo y verás un cariño como nunca... te lo pudiste soñar. Pasas el tiempo llorando, y la vida se te va... como el agua entre las manos. Maldito sea el orgullo que hace creer á los hombres que traen misiones al mundo. A las estrellas les cuento las penitas de mi alma, á la luna no molesto... porque ya estará cansada. Gi. ORi. DE LA PRADA. se cubre su fondo con heno y se colocan aquellas interponiendo una capa del mismo de manera que estén separadas unas de otras. Cuando la caja está bien llena y cubierta de heno por todas partes, se cierra en paraje seco, evitando lleguen á ella animales dañinos. Por este medio mantiene la enjundia un gusto excelente y no se enrancia. B L A N C O T NEGRO liKV lSTiV 1 LTJS J RAL V TARIFA DE SUSCRIPCIONES SE PUBLICA TODOS LOS SAB. A iS DKSDK 1. I1 K KNK. KO Olí 1 fOE l OK POE POK NACIONES MKSF. S 6 MKSKS 9 Uíí AÑO Madrid. Pt Pi ovinoias, Ps i 6 (i 9 10 10 ly 23 15 18 Portugal. Ps. h 1 10 12 CONOCIMIENTOS ÚTILES UNA BOTONADURA -Oye, tú, botones. -Ya no me molesta que me llame usted así, porque he averiguado que si yo sov el botones de ustcl, usted es el botones del señor que está ahí dentro. LAVADO DI- LOS ENCAJES. A ntes de meter en el agua el encaje, debe mirarse bien si el enrejado está roto, para componerlo luego, por ue con el lavado se rasgaría mucho más, en particular al poner irantc este tejido tan débil. Se zambulle la i) ieza consecutivamente en tres onzas de agua de jabón caliente; no se frota, solamente se le pasan las manos y se expone al sol, ó bien se empapa con grasa de carnero muy cargada de jabón, y antes de plancharla, se le da un agua muy ligera de engrudo de almidón, y se expone á secar entre dos pedazos de lienzo. Extrasjero. Fs, (i p a g o adelantado en libranzas de la Prensa, sellos de Correo, sobres monederos, libranzas del Giro Mutuo ó letras de fácil cobro. l a Administración de BLASCO Y NI GKO no responde de la pérdida de las cartas que no vengan certificadas. EL- KE 3 ÜR PAPEL DE FUMAR RENGLONES CORTOS MIS CANTARES Iba caminando solitaria y triste... i te quisiste poner á mi vera y lo conseguiste! Yo te quiero más que á mí, por esto sufro si quieres y nunca te hago sufrir. Quisiera ser como el sol, que da calor á la tierra y da perfume á la flor. Qué desaliento tan grande, tener el cuerpo en un sitio y el cariño en otra parte. El que está dentro sufre por no estar fuera, y el que está fuera llora porque no entra; y es cosa fuerte. Eícigirlo siempre. PARA DAR COLORIDO AL ROSTRO. hj acháquese bien menudo sándalo rojo, mézclese con vinagre fuerte dos veces destilado, y hágase hervir, añadiendo alumbre de roca molido. Puede darse á este lí uido un olor agradable echando en él agua de rosa ú otra agua de olor. Jl JABÓN 1I poi vos liliIBn VIIISUII MAÜAVILLOSOS PARA LA MODO DE CONSERVAR LA ENJUNDIA. 1 siguiente modo de conservar la E enjundia es tanto más útil cuanto es sencillo y poco costoso. Después C uc la enjundia ha estado diez y siete días en sal, se toma una caja que pueda contener tres ó cuatro piezas. g l1,1 P P r e s e r v a n i f Harca rsgistrada rollette diaria I Blanquean y suavizan dívj- ñámente el Cutis el r o s t r o d e las I influencias del F r i ó del I J. SIMÓN, 59, Faub. St- Martin, PARÍS Rechazar las falsiñcacicnes.