Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
tiach ha venido á Madrid el príncipe de Ratibor, que fué recibido por S. M. el Rey con la solemnidad de costumbre en casos tales. El nuevo embajador de Alemania es un distinofuidísimo diplomático, muy culto y muy simpático, que se ha granjeado grandes afectos en todas partes. Pertenece á una de las ramas de la casa católica de los Hohenloe Schillingsfürst, y está casado con una princesa de Thur und Taxis, hija del conde Orsay. l í a desempeñado cargos diplomáticos en Constantinopla, Londres, Roma y Budapest, y fué ministro plenipotenciario en Atenas y Belgrado, y últimamente en Lisboa, donde por cierto substituyó también á su predecesor en Madrid. Seguros de que demostrará en su nuevo puesto sus recon o c i d a s aptitudes y conquistará t o d a s las s i m p a t ías, deseárnosle únicamjénte que le sea grata su estancia entre nosotros. LTna ilustre viajera hemos tenido en Madrid, ya conocida y admirada de los españoles: la reina doña Amelia, de Portugal. La augusta dama anunció su visita para la semana próxima: pero adelantó su viaje, y aquí ha permanecido tres día? alojada en Palacio. Hv. estado de riguroso incógnito; pero como para la información moderna no hay secretos, la instantánea de un fotógrafo nos ha permitido honrar nuestras páginas con su retrato. La fotografía que publicamos referente á la catástrofe de Calatayud es bastante elocuente, y apenas necesita explicación or lo tanto. Un bloc ue desprendido de los m o n t e s donde se asienta el llamado barrio de la jjuerta de Zaragoza destruyó p o r 5! I Dos casas destruidas eu Calatayud, á consecuencia de un desprendimiento de tierras. J ot. Vidal. J. ¿La reina Amella de í ortugal en la estación, á su llegada á Madrid. í ot. Goñi