Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MUJERES DE H M MADÁM SARÁH adama Sarah Bernhardt ha introducido una in novación en su teatro: ha separado los cuartos de las actrices de los que ocupan los actores, á fin de evitar los peligros del contagio entre hombres y mujeres. Madama Sarah Bernhardt habrá podido loquear todo lo que sabemos y un poco más que nos figuramos; pero, al final de la jornada, ya lo ven ustedes: se arrepiente... Algo parecido hizo también el diablo cuando se hartó de carne... Pero, en fin, madama Sarah Bernhardt es una gloria mundial, y todo cuanto hace es interesante y digno de comentario. Esta determinación que ahora ha tomado de separar á los actores do las actrices ha armado un alboroto en los demás teatros parisinos; pero ya se dice que son varios los directores fiuo se proponen imitarla. Los que no están muy conformes, que digamos, son los cómicos, y, aunque con el mayor respe: o, andan estos días sacando tiras del pellejo de madama Sarah... Claro que por muchas tiras qne saquen siempre quedará pellejo pero, ¡caballeros! la están desollando viva 1 Hay que tener presente que madama Sarah es la artista que mayor número de admiradores cuenta, pero es también la más odiada... Casi todos los autores tienen algím agravio que vengar de ella, y los autores dramáticos, como gentes ingeniosas ¡uc son por lo general, resultan temibles cuando sueltan la lengua... La pobre madama Sarah no so explica la mala voluntad de las gentes de teatro, y, bien mirado, os cosa verdaderamente inexplicable... Ella os la mujer más complaciente, más cariñosa, más benévola... Apenas ve á un literato, ya le está pidiendo obras; si el literato se resiste, Sarah Ber: iliardt le anima, le da las ideas, le ofrece el argumento, i) oiic á su disposición el teatro á veces, hasta llega a comprometerle la fecha... Des ués, cuando la obra e tá lisia, míulama Sarah organiza una lectura scns; icional, coa lé, pastas y licores... Comienza la lectura en medio de murmullos oe aprobación, y al Hogar á la mitad del segundo acto, indefectiblemente, la insigne trágica rompe á llorar emocionadísima... Luego, todo son felicitaciones al autor, cumplimientos, frases bonitas y ramos de llores... Y pasa el tiempo... y la obra no se pone jamás en escena. o hay un autor en París al ¡nc no haya sucedido algo Jor este estilo; y la manía do la gran actriz lia cundido de tai modo, que cuando, en las nocíics (ic gran, prciñiere, entra Sarah, L en un tealio, los literatos se ocultan, diciéndose unos á otros; -i Tápame, que no me ve; i... ¡Ao se; i que me vaya á pedir una obra! No la quieren, no... París entero y moilia i r; tncia han edído en todos los tonos la Legión de bí. on r para la gran artista que ha jiascado triunfante jior el mundo el genio francés; pero los m ¡cn. ii; ros d. d Consejo de la Orden se ha negado rotundameníe. v ni súplicas, ni amenazas, ni recomcnd; eiones, ni influencias lograron vencer su testarudez... Lian dicho ue no la condecoran, y no la condecoran... Mi opinión modesta es que hacen mal. i. os tiempos de locura de madama Sarah están muy cjos ya Ella misma debe haberlos olvidado... La mejor priKba es esa reciente iniciativa de la insigne actriz soparando, austera, á los actores de las actrices y. v- i evitar el peligroso contagio de los bastidores... Xo... Lo que es si ahora no la dan la condecoración, fseñores del Consejo de la Orden decididamente M. n muy exigentes... Porque después de la -separación de la. Iglesui v el F. stado, que conmovió al mundo entero, la en; iración más trascendental os la que ahora acjilia de decretar en su teatro madama Sarah Lcrn ia- -dí Y ella misma ha comenzado por dar el cjemj) Io... A. iitos, su camerino era el único camerino de ly. Uicr que i) ó (lía ha 1) cr entre los de los actores, y en él -ecibía ios homenajes do sus pensionistas, los! o x- iics alumnos del Conservatorio, como tm pacha hembra... h; n- a ba trasladado sus penates al lado ao la. s (lamas... Lien miradas, las cosas no han cambiado, v están lo mismo que autos... La que ha cambiado iia sido n: adama Sarah... ¡Es natural... Los añoí... TOSE TÜAX C A D E N A S