Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
y I p f 1 O áí f 1 w 411 0 í r I OS OJOB IDKIv n 5: TRA. XO -X T R A C T 0 3 D UN L I B R O DE NOTAS) fií i 8 Diciembre. Cada día m e aííciono m á s á las antigüedades, y este a m o r or los viejos chirimi) olos v a adquiriendo en mi c a r á c t e r de manía. Vingún objeto moderno, por hermoso que sea, m e cautiva t a n t o como u n o d e esos cacharrr) s d e A l c o r a ó de T a l a y e r a donde entre las lañas parecen erdurar aún las g r a s a s d e los m a n j a r e s de a n t a ñ o ó como un butacón de resobado cuero, ó como im lápiz, comido de polilla, en ei pic se entrevén, r. iezclados con grises follajes, los rostros pálidos de unas ninfas ó de unos g u e r r e r o s i! i casa v a siendo pe neña p a r a tantísimo trasto. 2 (Dicieml) re. I istu -e hoy en las f: unosas A m é ricas. Y a no es a; ueilo lo (pie dicen fué, y séjlo (rr casualidad dcscúbrensc, en medio de clavos viejos y liln os rí tos, alguna porcelana, algima i) ol) re i) int u r a I l o y ú n i c a m e n t e vi allí, escondido entre altos armario. s, un r e t r a t o de hombre. iMCcuciéju, median a época, romántica, del 30 al 40. X a d a de aríic u l a r si acaso, acaso, y buscándolo mnclio, solo se halla en el r e t r a t o un m é r i t o la viveza con (pie m i r a V e r d a d es uc n i n g u n a U da huir. ana contempla con la intensidad de los ojos de los r e t r a t o s 26 Diciembre. Visité hoy varios chamarileros. ¡Qué jiocos o1) jetos artísticos lian escajjado á la r; ipacidad de los compradores fransijirenaices I Puede decirse q u e y a no h a y nada. L a Concha tenía unas lindas m i n i a t u r a s Santiso, mi buen vargu; íño ero n a d a más. 31 Diciembre, l i e vuelto al Rastro y he comp r a d o el señor romántico. Vtc excuso ante mí mismo de esta adquisiciém; p r i m e r o p o r su b a r a t u r a (me h a costado cuatro d u r o s) segundo, c, rquc hoy, al contemplarlo mejor, m e h a parecido menos malo. H a y en él algo q u e a t r a e y sujeta la vista. C u a n d o lo limpie y b a r n i c e de nuevo no q u e d a r á mal. 2 E n e r o I I c limpiado el r e t r a t o E s t a b a sucísimo. Drimcro lo froté con u n a p a t a t a des ellejada (remedio excelente i) ara uiíar el olvo) luego lo l; ivé con a g u a tii) iíi, lo dejé secar y lo barnicé. Decididamente tiene vida. Con la limjneza se v e n a h o ra detalles antes ocultos: botones del chaleco, im dije ue cuelga de u n a cadena de pelo, u n a sortija de esmalte azul e n el índice d e l a diestra. L a cabellera toda a r r e m o l i n a d a y revuelta, según los cánones de hi moda de entonces, está bien t r a t a d a y lo mismo 1 a boca, ue se i liega con cierto sonreír a m a r g o P e r o los ojos son sienT rc lo mejor. Parecen ilumin a r s e p o r dentro. Si el r e t r a t a d o los tuvo así en vida, (lebi (i) ser un h o m b r e audaz, v o l u n t a r i o s o 5 l u l e r o l i e colocado al señor de los ojos frente á mi mesa de escribir. De vez en vez, en una ausa de mi trabajo, alzo la vista y le contemplo u n instante. Sus ojos no se cansan de m i r a r m e imperativamente. P a r e c e n o r d e n a r algo. 10 l lnero. I arecen o r d e n a r algo. Rc ito lo que escri 1) i hace cinco días, l í n ese r e t r a t o existe u n a voluntad oculta. 20 h n e r o o y á cómbiar de s i t i j al r e t r a t o Do ide a h o r a se halla recibe demasiada luz. En un r i n c n obscuro e s t a r á mejor, e n t r e c o r t i n a s Sí, eso es, entre cortinas espesas. VTañana lo colgaré en el gabinete, donde apenas entro. 22 Enero. le h e olvidado de cambiar d e sitio il r e t r a t o VIanana sin falta... 26 l- inero. D u r a n t e estos días h e querido (piitar ese maldito r e t r a t o de donde está y n o h e liallado ni un instante i) r picio... M e n t i r a m e n t i r a D o r ué voy á e n g a ñ a r m e á mí m i s m o? o iie cam 1; ia (l! 3 de lugar al r e t r a t o porque n o m e h e atrevido, orfjuc cada vez (pie m e acerco á él con esa intenci n, p a rece como si los ojos, los ojos p e n e t r a n t e s agtidos, dominadores, m e detuviesen á cierta distancia, fijándose en mí c o n la fría fiereza de unas pupilas de tif rc. Y al mismo tiempo, el r e t r a t o m e o r d e n a algo. Its indudable que ese h o m b r e m e m a n d a hacer algo, no se qué, p e r o algo, algo... 27 l u l e r o Después de n o d o r m i r ni u n i n s t a n t e