Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
M U J E R E S D E P A R Í S CORA T odas las actrices de París quieren tener teatro propio, como se posee un hotel ó im auto. Los ejemplos de Sarah Uernhardt y la Rejane las han envenenado á todas. Pero Cora Leparceric ha sido modesta, y al encargarse de la dirección de los Bouffcs l arisieus, no quiso cambiar el titulo del teatro... ¿Teatro Laparceric? Xo la sonaba bien... Prefirió que los Bufos continuaran llamándose Bufos... Para inaugurar su reinado directorial. Cora Laparccric eligió una obra ya consagrada, Lisistrata, de Mauricio 13o nnay... Dicen los parisienses que hace diez y ocho años la Rcjanc estalla maravillosa on esta comedia. Yo, desgraciadamente, no he alcanzado los tiempos en que la Rejane maravillaba á las gentes y tengo que contentarme con estos otros, en los que triunfa Cora I. aparcerie... Y Cora Laparccrie en Lisistrata hace una creación... Además es mujer que comprende sus intereses, y, á pesar de ser guapa, no ha prohibido la entrada en su teatro á las demás actrices guapas también, sino que, por el contrario, las ha solicitado... Y, amigos míos, ir á los Bufos una noche cualquiera es lo mismo que coger im álbum de fotografías de la serie quinta... ¡Vaya una colección de criaturas! ¿Fué por esto por lo que Cora Laparccrie eligió Lisistrata? La verdad es que ni con candil se hubiera encontrado una obra más á propósito para (iue el elemento femenino de los Bufos luciera sus encantos... Las gasas transparentes de las toilettes atenienses no ocultaban nada, absolutamente nada... LAPARCERIE Sin duda, debe haber algo de exageración, porque á mí que no me digan... ¡Xo es posible ue pudieran andar los hombres por las calles de Atenas con tranqui! i la l! lín los clubs, en los restaitrants, á la hora de cenar, no veíamos más que señores apresurados c uc se decían los unos á los otros: ¿Viene usted á ver Lisistrata? i Lisistrata! Lo que menos les inqiortaba á ellos era la ol) ra de Mauricio Donnay... Lo que los atraía era la fi. gura escultural de Cora Laparccrie al frente de su escogido batallón femenino... ¡El batallón de Citerea... Los Bufos Parisienses han recobrado su antiguo esplendor, gracias á los talentos prácticos de una mujer, y en aquel teatro, donde tantos directores fracasaron. Cora Lajjarcerie va á hacer una fortuna. Es una mujer que está en todo... Días pasados, un autor novel la envió un billete de cien francos para los inundados, pero la ponía por condición que había de escuchar la lectura de una obra... Una pequenez... ¡Cinco actos y un prólogo! Usted no querrá privar á los desgraciados de ese modesto donativo, pero para ello es menester que usted se sacrifique y aguante la lata. Esto la escribía el autor incógnito... ¡Y Cora Laparccrie se sacrificó... Aceptó el billete y señaló hora para la lectura... Pero envió antes una nota á los periódicos dando cuenta del caso... ¡La reclame ante todo! Rostand ha formado escuela... JOSÉ JUAN C A D E N A S