Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
de Lesseps no es de los que desmayan. A ú n no hace mucho tiempo sufrió u n serio percance, por fortuna sin consecuencias, y lejos de amilanarse ha vuelto á continuar s u s pruebas. Pero el concurso curioso, interesante y original de veras ha sido el de aviación celebrado en Heliópolis. N o por la novedad de los aparatos, ni por la originalidad de las máquinas, sino por el escenario. Los aeroplanos ante 1 a s pirámides, rasgando c o n sti vuelo moderno aquellos espacios que aún recuerdan las cosas antiguas, oírecieron un con- m í i i- f n E l Kiiedi- v e cuiiiplimeiitand. o á l a c o i n i s i ó n traste admirable. M u y significativo fué el detalle de los comisionados messieurs Maugin y Kergarius ante la Esfinge, como si la ofrecieran la contestación á sus preguntas. Y no m e nos curioso ver á los indígenas conduciendo los aeroplanos, asombrados de su acción misteriosa. U n enorme gentío asistió al concurso, que presidió el Khedive, y al que no faltó el cuerpo diplomático. L a s mujeres del harén ocuparon también una tribuna reservada. Ganó el primer premio de totalización de las distancias, que era de 91.000 francos, el ya famoso R o u- T- M a m e t con s u biplano Bleriot, ante l a s pirámides. Kots. Cuusscau Flavicii VUlie L e w i f gier, y el segundo, de 50.000 francos, asignado á la mayor distanciíi sin escala, uno hasta hoy desconocido, llamado Méírot, ue en un momento ha adquirido el renombre consiguiente. Latham, que también acudió al concurso, estuvo en desgracia. Después del entrenamiento fué víctima de un accidente y apenas pudo recorrer unos 15 kilómetros en total. IlanvetteMichelin, fiue tri iila! a un A n t o i n e t t sufrió u n a cíiída que le uso fuera de combate. También ha tenido extraordinario interés el match de los dos Lewis (Willic y ILirry) celebrado en el Circo de Larís i) ara disputarse el cami) eonato del mundo de los Welter- Wcight Ambos son americanos, i l a r r y era desconocido del público parisiense, aunque no ignoraba sus méritos. VVlllie, en cambio, es el boxeador favorito de i arís por su valor y por sus maneras elegantes. E r a natural que el encuentro despertara la enorme curiosidad de los aficionados. El Circo se llenó completamente, y coiuo era de rigor, menudearon las apuestas. Pero el campeonato ha quedado en el aire. Quiere decirse que el match se declaró nulo, dando á entender, naturalmente, que los contrincantes son iguales. ¿H a b r á una nueva prueba? Tal vez lo consigan los admiradores de estos pugilatos. A. F I S H í Harry Lswís. l u t s Rol.