Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
rriESA REVUELTA URin lLiAhE ANLXbüTA CARICATURAR D OC NUESTRA PORTADA a estatua de Pereda que reproducimos en la portada de este número, es la lue corona el original monumento el ilustre Coullaut Valera que n breve ha de erigirse en Sant? nder al gran novelista. La estatua es de bronce y reproduce admirablemente la figura del insigne escritor, sentado en lo alto de una peña, en actitud de contemplar á la amada tienuca, que supo cantar y enaltecer en sus obras. I ballo y del asno, que nos son más familiares. He aquí algunas cifras, producto de la experiencia, varias de las cuales no creemos de fácil comprobación entre nosotros. El buey puede llevar una carga de 75 kilos durante 25 kilómetros. La cebra, de 100 á 150 kilos; el camello recorre 100 kilómetros con 200 kilos, á 10 kilómetros por hora; el elefante, en fin, puede llevar la carga de tres camellos. -Seis, con cinco que se le han muerto. CONSEJO I N Ú T I L p u é un paleto á la capital á pagar le á su escribano las costas de un pleito. Y el escribano le dijo al despedirle, después de haber cobrado: -Ten cuidado ahora no te roben; que en estas ciudades hay muy mala gente. -i Quia! -le contestó el paleto. -Viéndome salir de su casa de usted, ¿quién se meterá conmigo? LA AYUDA A I ir á visitar á uno de sus enfermos, un médico se encontró con la criada de la casa. ¿Cómo está el señor? -i Ayudándole están á bien morir! -contestó la chica compungida. -Si le ayudan, ¿qué extraño es que se muera? -replicó el médico muy serio. CHISTES Y CARICATURAS D E COMPRAS T ice la señora á su criado: -Tienes aue comprar un perrito. De qué color? -Completamente negro. Ya sabes que estoy de luto. VERDADES Y MENTIRAS CUELLOS D E JIRAFA Mo se trata precisamente del cuello de estos animalitos, sino de algunos cuellos humanos que por su longitud aspiran á imitarlos. ¡Y quién lo pensara! Ese tamaño es precisamente el colmo de la elegancia entre... las negras africanas de la llamada Costa de Marfil pues á ellas nos referimos. Para promover tales encantos, los padres someten á sus hijas á un procedimiento que bien puede llamarse de tortura. Colócanias en el cuello un collar de marfil de bastante altura, que va ascendiendo de año en año al mismo tiempo que la cabeza se separa del tronco. Y es curiosísimo el espectáculo que ofrecen esas bellezas, según dicen los viajeros que las han contemplado, y á quienes puede creerse desde luego. GRATITUD ELECTI ICA p n un asilo para niños tuberculo sos, en Liverpool, hay una caja receptora de limosnas que ofrece una curiosa particularidad. Cada vez que una persona caritativa deposita una moneda en el cepillo, un pequeño fonógrafo, colocado encima, se pone en movimiento, dejando oir las siguientes palabras: Dios se lo pague. Muchas gracias LA FUERZA D E LOS ANIMALES g e n e r a l m e n t e se tiene una falsa idea de la fuerza de los animales de carga, excepción hecha del ca- ANÉCDOTAS U N A CONFESIÓN p 1 famoso violinista belga Carlos de Bériot hizo un viaje á Londres, donde fué recibido como un príncipe. Mas una tarde, queriendo corresponder á las atenciones que se le prodigaban, tomó su violin para tocar en un salón, donde hallábanse reunidas en su honor muchas y distinguidas personas, y apenas atacó los primeros compases víó con espanto que se formaban parejas dispuestas para el baile... i Le habían tomado por un violinista de café, como si dijéramos! UNA DISCULPA -En tus malditos negocios y el teatro te pasas la vida. Me tienes abandonada. -Pues no, no me gusta ir al teatro, pero hay que dejarse ver; si no creerán por ahí que estoy en la cárcel. UNA CUENTA p r e g u n t a b a n á un chico de pueblo cuántas muías tenía su padre, y él contestó tranquilamente: EL ENSAYO A l salir de una ceremonia religiosa, en que había predicado un fraile franciscano, él cardenal Richelieu, asombrado de que no le impusiera su presencia, le mandó llamar para preguntárselo. -i Ah, monseñor! -le contestó el predicador. -Ensayé mi sermón en un jardín, delante de unas plantas, entre las que había varías rojas, y así me he acostumbrado á hablar delante de los cardenales.