Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
icz: rriESARLVUELTA platos, uno de almejas á la marinera, que no había más que pedir. Al tomtir el café, en esos momentos iropicios á la confianza, se le acercó uno de los comensales, que era un torerillo completamente desconocido, diciéndolc con toda franqueza -Oiga usted, com añero... i liróle Guerrita de arriba abajo, y le contestó sobre la marcha: ¿Compaiiero de qué... ¡Como no sea de comer almejas! AMARILLO SL. f lienta Cicerón que un hombre soñó que se comía un huevo fresco y fué á consultar con un intérprete de los sueños, el cual le dijo que la clara significaba que iba á tener mucha plata, por ser blanca, y la yema mucho oro, ior su color amarillo. Al poco tiempo recibió, en efecto, una herencia considerable, y volvió á ver al adivino, al que le dio unas monedas de plata. ¿Y por el amarillo, no me dais nada? -le dijo el intérprete. UN REGALITO PViscutia Montes uieu con un consejero de Pnirdeos algo tonto, pero rebosante de amor proi: io, el cual, agotados todos sus argumentos, le dijo: -Me juego la cabeza á que es cierto lo (pie afirmo. -Y yo la acepto- -repuso Montes (piicu, ior (iiic los e neños regalos afianzan las amistades. EN PAZ I idió un amigo á otro (jue le prestase cierta cantidad para salir de un ai) uro, y recibió una rotunda negativa. ¿Es posible que no me la des... ¡Si no es nada lo que te pido! -También es nada lo que yo te niego. RENGLONES CORTu. LA SOPA DE ALMENDRA lín Nochebuena, casi todos los años, por la sopa de almendra siempre hay escán; en casa de don Lino; porque es el cas (que á él le gusta esa sop de un modo bárbrpero no puede verla su esposa y, el a la suele hacer de prisa mal y bufando, i Siempre ocurre lo mi; Sin altercados consume la familia todos los platos l) ero al llegar la sopa de almendra, ¡v; aquello es un infierno! ruedan los vasos lloran los chicos, bufa furioso el gato, y al terminar la cena todos los años, al marido se le oye decir gritando ¡Vaya tina sopa Y á ella: ¡Vaya un sopapo! JOSÉ R O D A O p ADVERTENCIA 1 J n cambista recién establecido en una provincia repartió unos prospectos muy llamativos iiara darse á conocer del público. Y al final puso detrás de las señas: No confundirse con la casa de enfrente. r, a casa de enfrente era la sucursal del r anco de Esnaña. LOS EiVIljUSTEltOS r- onf osábase un suieto de haber murmurado en inibiico de personas respetables, y el confesor le dijo (pie tenía ue desdecirse también en público para ser absuelto. -VA caso es- -rc uso el penitente- -que como saben ciuc miento tanto no me creerán. -líntonces iniedo absolverte, porque tampoco te lial) rán creído cuando hablabas mal. U. T CAKACTE. R rveclaraba ima señora como testigo en un pleito, y al ser regnnta (la por los años (ue tenía, contestó ue treinta. -i Treinta! -repuso el escribano. -Mace tres años declaró usted esa misma edad ante mi. -J- s que yo no soy de esas personas que hoy dicen luia cosa y mañana otra. CONOCIMIENTOS ÚTILES MANCHAS VAl TÍNICA as manchas de tinta se uitan fáL cilmente, limpiándiolas con zumo de limón ó de acedera y también con vinagre y jabón. Si la mancha es reciente, lávese luego el tejido con leche. Para uitarlas de los tinteros de plata, hágase una pasta de cloruro de cal desleído en agua y frótense con un lienzo empapado en ella. Los tinteros quedan así perfectamente limpios. J AkA LAVAR LOS VICSTIDOS Dlí INDIANA I os (p. iita- inanehas limpian cotiiúnmente las indianas lavándolas con abundancia de agua de jabt n tibia; luego deslíen en agua flor de harina ó de almidón, batiéndola bien hasta darle una consisteticia oleosa; echan en seguida las niezas en este lí uí lo Iracpieándolas, y después de bien extendidas i) ara cpae ueden bien iguales, las frotan con la i) icdra de alisar. liste i) rocedimiento i) uede innlarse con facilidad, reemplazando el jabón y el almidón por arroz, del cual se ijondrá á hervir u; i kilo en cuatro azumbres de agua hasta, ¡ue ésta se lionga un i) oco mucilaginosa. líntonces se cena en una cubeta, y cuando CANTAR ILUSTRADO ANÉCDOTAS UN COMPASlíKO iieral alemán, tan i) resunr icrto tuoso como escaso de méritos, decía una vez al eélel) re Sehweriu con tma in ¡ustiíicada confianza y un tono de compañerismo inexplicable: -i Cuánto me alegraría (pie liieiésemos junios mía campaña 1 Nos enicnderíamos á maravilla. -Tal creo- -le contestó íriamente cbwerin. -N o os daría siemi) re mis órdenes con tal claridad, ue no serta osible ne os cciuivocarais. OTRO p sta anécdota recuerda otra, que se airibn e á Gucrrila, v es como sigue: Cué invitado -famoso torero a una corrid. a enlre gentes de su proícsióii, diMid. e se irvió, enlre otros Si quieres Imscar esposa, ¡a has de l) ir- íear de A, B, C Agraciada, Üotidadosa y Callada como r. n pez.