Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
rriESA REVUELTA URín íbAht ANÉ büTA AR 1 ATUKA 5 D ini 1 OL VERDADES Y MENTIRAS LA FILANTROPÍA DE LOS MILLONARIOS í- err Otto Beit, opulento propieta rio alemán, acaba de consionar la respetable cantidad de 5.000.000 de francos para fomentar los descubrimientos médicos en Alemania. Este magnifico donativo no es, sin embargo, el de más importancia de cuantos han hecho los reyes del oro para favorecer el desarrollo de los estudios médicos en beneficio de la humanidad. Un rico judío, Mr. Osiris, legó al Instituto Pasteur la enorme cantidad de 30 millones de francos, que constituían el total de su fortuna. Otra donación digna de citarse es la de 40.000 libras esterlinas, hecha por sir Ernest Cassel para costear los estudios de investigación de LA NACIÓN D E LOS QUESOS las enfermedades endémicas en EgipJP ntre todas las naciones, Suiza es to. Este mismo filántropo regaló la que tiene desde hace siglos la 20.000 libras á un Sanatorio para ensupremacía en la industria lechera y fermos de consunción en Inglaterra. en la fabricación de quesos. Las vaDe igual modo, lord Strathcona se riedades que produce de este artículo desprendió de i.000.000 de libras en y exporta al extranjero, son 17, tofavor de varios hospitales, no quedas ellas de primera calidad. dándose muy atrás lord Mount SteLo curioso es que á l a producción phen, que repartió idéntica suma entre algunos establecimientos bené- del queso suizo sólo contribuyen dos razas de vacas lecheras, consideradas ficos. sin rival en el mundo para los efectos El americano Astor ha dado re- de la indicada industria. cientemente 250.000 dollars para el Great Ounond Street Hospital, donLA C O R T E S Í A J A P O N E S A de reciben asistencia los niños incuJ os japoneses tienen la cortesía rables. Astor ha realizado su meritocomo uno de los más sagrados ria acción en memoria de su hija deberes hacia sus semejantes. Un niGwendoline, muerta hace años. Por último, el hospital Sunday í pon de mediana cultura seria capaz Fund se ha enriquecido con 600.000 de abrirse el vientre antes de cometer la más ínfima falta de educación libras á que asciende un donativo de ó urbanidad. La etiqueta y el cumpliMr. George Herring. miento son llevados á la exageración LOS RATONES e el país del Sol Naciente. Hablando del asunto, cuenta un diE N LOS SUBMARINOS plomático inglés lo siguiente: f onocida es la guerra sin cuartel Se celebraba una comida en la leque á bordo de toda clase de em- gación británica de Tokio, con asisbarcaciones se hace continuamente á tencia de varios importantes y distinlas especies roedoras, que además de guidos funcionarios y aristócratas jadevastar el cargamento, suelen ser el poneses. vehículo de transmisión de las más Uno de éstos, cuya exquisita corteterribles epidemias y pestes. sía hacia las clamas era proverbial, Aun así, existen casos en que la fué interrogado en la conversación presencia de las ratas y ratones es por una elegante y bellísima señorita útil en los barcos, como ocurre en inglesa. los submarinos, por ejemplo. A bordo -Diga usted, señor Takashiru, ¿es de- estos buques se embarca siempre y cierto que algunas japonesas se com- se cuida con solicitud á ciertos ejemplares de ratones. El motivo de precaución tan extraña consiste en que en el interior de los submarinos pueden producirse, por determinadas causas, vapores de óxido de carbono, gas notoriamente pernicioso, cuya existencia no se advierte hasta que comienza á ejercer su funesta influencia en el organismo humano. Para apercibirse á tiempo del peligro, los marinos ingleses colocaron á bordo de sus submarinos una jaula con varios ratones blancos, por ser éstos los más sensibles á las mortíferas emanaciones. De este modo, y teniendo en cuenta que el hombre puede soportar veinte veces más óxido de carbono que un ratón blanco, es posible hacer subir el submarino á la superficie en el momento en que se note el menor signo de malestar en los animalitos. primen los pies para impedir que crezcan? -i Oh, s. rita í- -contestó el aludido. -Eso es una brutal costumbre de los chinos, á quienes no acostumbramos á imitar. Vea usted que mi esposa tiene los pies bien grandes... aunque no tanto como los de usted. Y Takashiru se inclinó sonriente, muy satisfecho de su refinada galantería. CHISTES Y CARICATURAS LA POLÍTICA p n un casino de pueblo discutían sobre asuntos políticos dos sujetos, pero con tal violencia, que, al fin, pasaron de las palabras á las obras. Agarrados á brazo partido cayeron al suelo, y el que quedó encima le dijo al otro: Estás vencido! -V. ncido sí, pero no convencido. PRECAUCIÓN- -He tenido noticia de que mi mujer va á fugarse esta tarde en el automóvil. ¡C a r a m b a! ¿Y qué piensas hacer? -Hacerle un buen repuesto de g solina.