Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
aéreos, de todos conocidos, pero á pesar de ellos no lo creemos práctico, como se ha evidenciado en las interesantísimas maniobras verificadas á principios de este invierno en Colonia, á consecuencia de las cuales ha decaído mucho en Alemania el entusiasmo) or este tipo. El Parseval es todo lo contrario del Zeppelin; la igidez está por completo confiada á dos compensalores, sin viga armada ni órgano rígido, salvo mía orta barquilla. Uno de los Parseval, el número 2, ¡ubica 4.000 metros cúbicos, mide 60 metros de largo r 0,40 de diámetro máximo; tiene multitud de ideas iriginales é ingeniosas, pero alguna esencial, como i modo de inclinar el eje del globo por un trasvase! e aire del compensador de proa al de popa, ó vice ersa; es operación demasiado lenta y delicada, deva un motor N. A. G. de seis cilindros de cien calallos, que acciona dos hélices de tela de cuatro meros de diámetro. Desarrolla 12,5 metros de velocilad y puede marchar doce horas con cinco personas. El Gross es un tipo intermedio entre los dos pre: edentes; no lleva armadura rígida y sí compensador f viga armada inferior. Uno de los modelos actuales- Bidé 5.000 metros cúbicos, 65 metros de longitud y 11,20 de diámetro; lleva dos motores Daimler, de 75 aballos, que hacen girar, á i.ooo revoluciones por minuto, dos hélices ele tres ramas metálicas, de 2, o ie diámetro. Este dirigible ha dado muy buenos resultados, alcanzando, como el Parseval, alturas de 350 metros. Á los tres tipos alemanes opone Erancia otros tres, le los cuales solo uno, el Asirá, está en condiciones 3 e sostener la competencia con aquéllos. Eoo otros Jos, el Lebaudy y el Zodiac, son inferiores, aquél en elocidad y éste en radio de acción, á sus rivales. Describiremos uno de los Asirá, el Coloneí Renard, de 66 metros de longitud, 11 do diámetro máximo y 000 metros cúbicos de caimcidad; presentando la particularidad de llevar á popa cuatro globitos cónicos, que substituyen, al parecer con ventaja, á los planos estabilizadores que suelen llevar otros dirigibles. Pendiente de una relinga va una larga viga armada, de 35 metros, parte de la cual se utiliza como barquilla para los tri ulantes, ajjaratos de maniobra y el motor Panhard de cien cal) allos, que cía movimiento á una hélice de madera de seis metros de diámetro, colocada á i) opa. Este globo es muy estable, gracias á los globitos de popa y á dos timones de i) rofundidadcs; desarrolla 14 metros por segundo (le velocidad propia, pudiendo sostenerla durante doce horas con cinco tripulantes, alcanzando luia altura de i. oo metros. Los Lebaudy están bien construidos, pero tienen algunos defectos; la sus cnsión, en rimer lugar, se Dirigible francés Astra Dirigible Astra tonstiniido para el Ejército esp: iíiol. H hace por medio de ima pesada plataforma cosida la ijarte inferior del globo; las hélices son metálicas y giran á gran velocidad, Ío cual ocasionó la catástrofe reciente del Republique, y, por último, su velocidad es insuficiente, sólo 10 á 11 metros por segundo. No hay en servicio actualmente en P rancia ningún digirible de este tipo; el último, el RePubli- que, cubicaba 3.700 metros cúbicos, 61 metros de lar. go y 10,80 de diámetro, llevando un motor Panharfl de 70 caballos y dos hélices girando á i.ioo revoluciones. El Zodiac es un tipo de dirigible deportivo de pequeño volumen, en cin a construcción se ha i) crscguido la economía y la facilidad de transporte en caso de un attcrrissagc forzado, en el que sea necesario desinflar el globo. Comienza ahora en Erancia á construir dirigi 1) 1 cs la reputada casa de automóviles Clement Bayard, habiendo 3- a entregado uno al Gobierno ruso, pero sin haber hecho ningmio aún para Francia. Son muy parecidos á los Asirá. Por no hacer interminable este artículo, sólo citaremos entre las flotas aéreas de Europa, el dirigible militar italiano, un soberbio 4.000 metros cúbicos, con motor Clement, de cien caballos, que presenta un conjunto de ideas juiciosas y originales, sin más defecto que una semiarmadura rígida inferior que se asemeja á la del Zeppelin, aunque no es tan pesada, y el dirigible militar inglés, que no ha dado grandes resultados á pesar del mucho dinero en él invertido. Austria, P élgica, Estados Unidos, etc. organizan sus flotas aéreas, y España está próxima á poseer el primer elemento de la suya, un Astra 4.000, cuvos ensayos de recepción se están verificando en estos momentos. I- il globo dirigilde existe pues. ¿Tiene muchas ai) licaciones? Comerciales, no, pues es carísimo por aliora, razón que le hace tener también pocas aplicaciones deportivas, pues sólo los privilegiados de la fortuna pueden sufragar los castos de compra, taller, liangar, etc. que no bajarán de 300.000 pesetas, para ua buen 4.000 metros cúbicos, y los de entretenimiento que, suponiendo equipado el dirigible cien días cada año, representan un gasto anual de 10.000 pesetas, lis de esperar que este precio baje, pero entre tanto, las principales aplicaciones de los dirigibles son á la ciencia y á la guerra, sobre todo, á ésta, en donde aún no pueden predecirse exactamente todas sus aijlicacioncs lácticas y estratégicas como explorador insulistituilile y como torijedcro que puede bombardear una posición con poco riesgo, pues sin artillería es íecial. el dirigible es prácticamente invulnerable á 1.000 metros del terreno. Se cree, por último, que es muy peligroso est e medio de navegación, y sin negar que aún hay algunos eligros, éstos son pocos é irán desapareciendo, sin f ue sea conveniente dejarse impresionar por catástrofes inevitables que, como la reciente del Republique, sólo deben tener como consecuencia animar más á los aeronautas, unir sus filas y ayudarse, recordando para bien de la Nueva Ciencia, las estrofas valientes de Dérouléde: En avant, tan pis pour qiii tombe la niort n est rien. Vive la tombe. ALFREDO KINDEL. A. N,