Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SI i tá -i- Mu I orvia pronto á esa mujé, que yo sé que te traes un mal empeiio en er corasen, y primero en i- aja i que consentírtelo. ¡Josú! ¡Pues güeña so yo pa andar en cosas de justicia! -Es que... Sí, ya sé lo que va á decirme: que te fuiste a otras tierras desesperao y para no jaser lo que hoy te propones... ¡Sí, ya recuerdo lo que la dijiste al marcharte! Mira, Rosaliyo, por el alma e mi mare te juro que si cuando yo güerva eres de otro, jago lo mesmito que Curro Vargas. -Sí, señora... pero... ¿Es que la mujé no es libre de jasé lo que quiera mientras no se ate en el altar y hasta después der núo? ¿Con qué caenas nos esclavisáis, bárbaros? ¿Con qué dinero nos compráis? ¡Marditos seáis toos, perros sarnosos, vamos al decir ijosul i Pos has de saberlo ya, Rosaliyo no se ha casao! -i No se ha casao. -Pero jarto lo siente. -Seña Consolasión, ¿por qué la pusieron asté sena Consolasión. -Hay que sábelo to de una vez, porque asín se van antes los duelos. -Siga usté jasia ur fin. -Rosaliyo te ha orvíao por completo v ahora está por otro. ¿P o r quien? Dígamelo osté pronto. ¡Por Sabiiuela... Pero... ¿ya te levantas? -Si, seña Consolasión- -excbmó Joselivo levantándose efectivamente y dirigiéndose hacia ella. Por Sabiñuela ha dicho usté? -El mismo. -i Grasias á Dios! -c Cómo? ¿Pero no ve iiste ya que estoy loquito de alegría? Pues SI esa era mi i) cna oculta, el tener yo que desí á Rosaliyo: Mira, mujé, vo te dije esto y lo otro... pero luego me juí... y ráe casé... y tengo tres chorreles. -i Tuyos! -No, que van á ser de la estatua de Fernando VIL- ¡Ay, Joselivo e mi arma, y qué contenta se va a pone! ¿Por qué, seña Consolasión? -Porque ella está pa casarse con Sabiñuela. -i Ya ve usté lo que son las mujeres! ¡Miusté que si no yego á antisiparme, se porta conmigo! LEOPOLDO L Ó P E Z DE SAA. DIBUJ S DE HUERTA