Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MESA REVUELTA OC CHISTES Y CARICATURAS UN FRESCO P edía limosna, á la puerta de un templo, un mocetón de buen aspecto, y un caballero respondió á su petición, diciéndole: -i Yo no doy limosna á un hombre joven y robusto! El pedigüeño respondió con descaro ¿Y cree usted que por cinco céntimos se le puede exigir á uno una pierna rota? SEÑAS MORTALES e s ese hombre que pasa por ahí? -Sí... ¿Quién es? -Detrás de él han ido miles de hombres y mujeres. ¿D e veras? ¡H a sido maquinista del tren! re usted que la convide á comer? -Acepto- -contesta la chula, -pero con una condición: que me deje usted comer sola. UNA VISITA A 1 volver á su casa, pregunta la señora á la muchacha: ¿Ha venido alguien durante mi ausencia? -Sí, señora- -contesta la chica. -Ha venido Paco. ¿Paco... ¡No le conozco! -Ya lo sé. Ha venido á verme á mí. El secreto dobla el precio de la li mosna. FLOREZ. La mala fortuna es la piedra de toque de la adversidad. 3 ASTUS. El gran medio de castigar consiste en hacer imposibles los delitos. BARCIA. CONOCIMIENTOS ÚTILES R E N G L O N E S CORTOS MIS CANTARES Al sol le cubren las nubes, que hasta en el cielo parece que las envidias acuden. A la Virgen pediste llena de celo que te guardase el novio que estaba lejos... y él entre tanto con las otras pasaba muy buenos ratos. No me vengan á decir que lo que hago está mal hecho, que he puesto en ello más alma que alma tiene el mundo entero. Hay que caminar seguido, sin pararse á meditar, porque el camino perdido no se recobra jamás. Vente conmigo otra vez, que ya me enseñaron otros la manera de querer. GLORIA DE LA P R A D A AGUA P A R A LIMPIAR TEJIDOS C chense una cantidad de patatas en una cubeta llena de agua; déjense en remojo algunas horas para poderlas desembarazar con el cepillo de todas las materias extrañas; redúzcanse con un rallo común á una especie de pulpa, que se recibe en un tamiz colocado encima de un vaso con un poco de agua; por éste y con la presión se consigue que salga el agua de vegetación contenida en la pulpa, que se recoge en el vaso colocado debajo del tamiz. Déjese entonces en reposo, sepárese la parte sólida (fécula, de que podrá servirse para la comida) y guárdese el agua para el uso: lo que queda en el tamiz puede aprovecharse para el fuego. Prepárese en seguida una mesa, cubriéndola con una tela bien limpia, y extiéndase en ella el objeto que se quiere limpiar. Se frotará éste con una esponja mojada en el agua de patatas pasándola varias veces y con ligereza, y luego se enjuagará en agua muy clara. Si se ha conducido bien la operación, resultará perfectamente limpio el tejido, ya sea de algodón, de lana ó de seda. PENSAMIENTOS N EL RESTAURANT La última de las vanidades del hombres es el epitafio. OXENSTIERN. ¿De dónde habrá salido este pollo tan... resistente? De algún huevo duro. U N CONVITE I I n ciudadano que las da de cala vera, sigue á una chula, y la dice de pronto: Oiga usted, buena moza... ¿Quie- OTRA RECETA DE AGUA DE COLONIA y órnense dos libras de alcohol de 30 grados, cuatro dracmas de esencia de limón y cuatro de esencia de bergamota, dos de naranja, uno de espliego; 18 granos de esencia de azahar, y cuatro gotas de rosa. Si quiere hacerse agua de Colonia de 30 grados, basta echar todas estas subs- La ciencia y la fatuidad se. repelen. GRAS. Pocos hombres podrán decir: H e sido feliz y ninguno ha dicho: Lo soy YOUNG.