Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIENTRAS l A NIEVE CAE ENTREMÉS RELÁMPAGO calle de Alcalá, en el t r o z o cpic ocupa el sombrío ministerio de HacicTida. Rii el amplio u m b r a l de u n o de sns severos pórticos, señores g- olñllos liaraposos. Chirolo. I urgaíorio y Granir o. se giiar; ccii de la nieve uc e- ic ca abundancia. I s una noclie fría de Diciembre son m á s de las lcce. y escasos viaii (ianícs r -mpcn con sus n e g r a s siluetas la semib 1 a n c a sudarica del cii; dro. x s s e ñ o r c s So fos. h a r t o s de vocear infructu s; uneiv; c los diarios de ía nocln; c b a í l a n y ríen, e n t r e bostezos de ba- iTibre y tiritones de trio. C iiinoLC (Apurando con delci c Vi í V. íliieíh- ac a punía de un cirjarriüo tísico. Pues (dro t a n t o me sucedió á m í el p r i m e r dia q u e llc arme cuasi á r a s t r a s iiero en cuanto yo vi lo cpuc era ía escuela, me d i e Clurolo. bas encontrao tu sitio. G: Í- IZO. -fChiciie o 1 G R A N I Z O ¿C ó m o fué. Chirolo? C H I R O L O -Pues na, ¡ue dicen cpie nacieron sictí pigas (le t r i g o (pjc arccían a s í como siete ciprc GK. VNIZO. ¡So la I de carilla simpática, de ojos grandes, expresivos, casi soñadores. F. scucba, nincbi. y ¿sus r u s c ñ a n m u c b a s cosas? Ci- UROLO. -i A n d a! Un orción de ellas, -it á c u a l más bonitas. Abora estamos l i a o s on eso de la H i s t o r i a r o n s a w r a d a y que te liga é s t e t r a e ca c h a s carrillo f ue tira de es- -pak as. GsAMizo. (Incrédv. io. ¡Ouija d alií! ¿J. Iia tú cpie cbascarrillos? CiiiROLO. (A Purgatorio. ¡A n d a la osa! N o lo cree, tú. PuRG. T 0 RT 0. (Despeclii- o. i Déjale I GR- TZO. -Pero es de v e r a s? CiiiROLO. -Y tan de v e r a s conio que ya pues r e í r t e de un taco do abuanacpies, v basta lel Gcdcóu, inclusive. (A Purgatorio. i iia tú uc eso del Coliai- o... 1 UK: ATORIO. (Riendo. ¡Gaclió, y ¡ué tío G R A N I Z O (M u e r t o de curiosidad. ¿0: úén era el Goliat o, t ú? CiiiROLO. -l ues nn gigantón, que -i m ue bacía de chulo e n t r e los irrealitas, y (pie fué un día, -por P- ie sí, desafió á to Cristo. G R A N I Z O ¿N o sería cuestión de íabi- is? PL RCATORIO. ¡M a l vino que tendría! G R A N I Z O Y en qué ijaró la cf ¡sa? CriiROLO. -En cpie al pronto, el Í. V. ¿más v el cpie menos sintió el c o r a z ó n a r r u g a o y dijc) (p. ie m a g r a s pero salió á los medios un chavea, á uien llamaban el David, que luego resultó (pie era na menos que el gacb- ó del arija, y fué y lo citó en corto, y le a r r e ó u n a clase de pcdrá cpie ni el e x a n t e m á t i c o fiKAMizo. (Boíjuiabierto. ¿L o m a t ó? FtjRO. xTORK) -Categóricamente. GK. NIZO. ava un c a ñ a s! Xi d Macliaco! PtJROATORio. (A Cliirolo. Nincbi, cuéntale á éste el sucedido de las siete v a c a s v las siete espigas. uc también tic lo suvo. C H I R O L O -C ó m o serían do gordas q i v gra. nos cebaron siete vacas de leche, é n e a s 1 s le G R A N I Z O (E s c a m a d o ¿í i a y colcii. e? C H I R O L O ¡H a y n a r i c e s I Lo que te estoy c o m a n do es el propio Evangelio en e x t r a c t o G R A N I Z O -N o be dicho na. PcRG. vroRio. -Prosigue, ChiroliHo, que me deleita el sucedido en cuestión. C H I R O L O (A m o s c a d o aún. lis q u e PTROATORIO. ¡Vamos. h. omi) re 1 (niROLO. -Pues ue las acas e r e f e r e n c i a se comieron á las ig is, lo cual (pu no me clioca, Reventaron! CikAxizí) (1 u er nunpicn. dot Cu I ROÍ. o. a t u ra. l, y al r e v e n t a r fué y desnertó Sa. n Jí. í é. no S a n osé el i) adre de Dios, es decir, no el Dios Pa. dre, sino otro Sa. n losé (pie bui) o años aarás (pac er- a. sonámbulo y ue estuvo en chirona por no sé (pié lío con la socia de un j u e z PiKC. vrORTO. (pjitusiasmado. ¡G a c h ó! M i a ue ties memoria. Lo bas relatao con las mismas ijab ib r a s del libr CHIROLO. (Afcctando modcslia. E s tpio Iniy cosas (pie se le adiiicren á uno. PuRG. VTCiRto. -En cambio, yo j recoles soy más cer r a o ue bolsillo de rico. T o a la m a ñ a n a be (puerido a c o r d a r m e del noni re de aquel anacoreta que se lo t r a g ó im ¡lescao y luego lo echó por el lomo, y como si na. Maldita sia! ¡T e n g o yo un cerebelo pa eso de bis a p e l l i d o s ¿T e a c u e r d a s tú d e su n o m b r e por un casual?