Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IXDISCRECIOXES EL FOYER DEL REAL f uál de los motes que tiene el foyer del t e a t r o Real está mejor aplicado? ¿Saloncillo de conferencias. Real Kientidero, la logia? P o r su decorado rojo y por lo que en su recinto se m u r m u r a lo de logia masónica está bien. P o b r e G a y a r r e fundido en l) roiice, verse oljligado á i) residir, como gran maestro, aquel taller, cuyos venerables hh. t a n t o charlotean en su d e r r e d o r! ¡Hl, ¡ue coíi sólo desplegar los labios hacía enmudecer á las muchedumbres! Logia, saloncillo ó mentidero, yo sé bien que p a r a algunos el mejor o m b r e sería el de o1) servat rio. Un c u a r t o de h o r a antes de empezar la función están acomodados en los divanes de frente á la e n t r a da ó de descubierta en la g r a d e r í a uc da acceso á plateas y butacas, líilos dicen ¡ue van lempíanito por no perder una nota de la audición. i) e algunos hay ue dudarlo. P o ue IJO quieren j) erder es el deshíc (ie las elegantes d a m a s ue. como aves de p aso, cruzan rá idas el foyer envueltas en sus rica. s saliiias, recogiéndose las faldas á fin de no ¡sársL. las cuando suben los cirico escalones (pie hay ue gana. r! ara eritrar en la sala. Verdad, sim átic nia. ríjués, puntual entre los i) untua! es? Verdad, ilustre doctor, conocedor de la, anatorrna por ra. zón del oficio y admirr ííor de 1; femenina jior exigencias dei corazón, V e r d a d bravo coronel, ducho en los azares de Ja í. Uerra y en toda clase de conquistas? Verdad, aíicionados, que os hacéis los distraídos cuando los niños de r. lanca peluca rizada, calzón corto v casaca azul d: m ías t r e s p a l m a d a s desde la p u e r t a de las) utacas ijara indicar que va á levamtarse el telón? E s t o de las p a l m a d a s por los jóvenes ujieres en n u e s t r o Real, es tan antiguo y tan irremediable como los t r e s goli es de bastón en los teatros de F r a n c i a C u a n d o el acto termina, la logia, el mentidero ó el saloncillo se llena de espectadores ue fuman, discuten ó se hablan al oído. ¿S- í i o r a s? ¡D i o s las v e a! N o hay d a m a s p a r a el foyer. O no hay foyer iiara las d a m a s Ello es que no se mueven de la localidad (lue ocupan, ¿P o r qué n o? ¿P o r qué las C ue están en 1- cas n o h a n de ponerse en pie, de espalda al es- cenario, m i r a n d o á la sala? ¡L u c i r í a n t a n t o! ¡A l a r d e a r á n tan l) ien de sus lujosas t o a l e t a s! E n las funciones de gaía lo hacen p a r a m i r a r al ¡aleo regio, l i á g a n s e cuenta de ue todas las noches es fiesta, regia. P e r o volvamos al foyer. Los g r u ñ o n e s c r i t i c a n no hay c a n t a n t e p a r a ellos. H. al) ían de bajar los ángeles del cielo á c a n t a r y se oiría d e c i r Sí, ¡jero ¡aquel Mario, a uel Roncini, a ucl T a m b e r l i c k Los hay iue n o han i) asado (le la Ceiiirentola. VI insigne Castelar no avanz. ó en muchos años de A oniia. ¡Al sus últimos tiempos di un salto formidable. í, e entusiasmaba Loliciujrin. W a g n e r y (i a v a r r e hicieron el milagro. H o día hay uienes echan de menos Sanánibnla Sin duda les tira el sonambulismo. Llay en el foyer grupos bien c a r a c t e r i z a d o s el de los m a d r u g a d o r e s ue menciono al i) riiici) 0; el de la tijera. uc le corta un t e m o diario á todo liicho viviente, sin excluir á los del gruiJO, según se van alejando y sin librarse más i ue el último, ¡lor eso: or (jue se (jucda solo; el de las llores muy m e r m a d o ya y compuesto de resi) etal) les aíionados (íue son los (pie envían flores á las artistas en las noches de sus beneficios; el de los ¡jolíticos pero éstos sc n de segunda fila. Realmente i) arece ue La política, está reñida con la música. Son muy ¡JOCOS los ersonajes ¡niblicos asiduos c o n c u r r e n t e s á la óijcra. E n t r e éstos. N a v a r r o Reverter y La Cierva. Canalejas y el conde de R o m a n o n e s van también con frectiencia, ¡jero xro se les v e ¡prefieren los ¡alcos de escenario, alguno de los cuales tiene curiosa historia. U n o de ellos, el Ijajo de la derecha, le tuvieron abon a d o muchos años los marqueses de Linares, En el ante alco se formaba una de las ¡jartidas de tresillo m á s im ortantes. H o y en honor de la verdad, no liay p a r t i d a s en el Real, Si acaso, alguna artida ser r a n a en el foyer, cuyo momento m á s interesante es cuando la reijresentación ha t e r m i n a d o Aíü se reúnen las elegamtes esijerando el cochx; a. iíí reina el flirteo, y allí cunde la crítica femenina entre alegres risotadas y m i r a d a s e s c u d r i ñ a d o r a s u, e juzgan é ins iran un fallo g e n e r a l m e n t e severo ara ia juzgada v g e n e r a l m e n t e m u r m u r a d o al oído del amigo ó de la amiga. Los m a d r u g a d o r e s se ha. n convertido en tra: nochadores. Son los últimos ¡uc desfilan, no ¡lor nada, ¿eli? sino por no perder v. na nota, verdad? Un recuerdo ¡lara terminar. Una comisión de señoras organizó h a c e años una función benéfica. Planeas manos Atendieron las localidades á l) recios cku -adisimos. E s o s los billetes estaban liien ¡lerfumados. Kl espectáculo resultó poco lucido, bastante ¡esado A 1,0 mu -rico en labor a r tística ¡jor liarte de los airíistas (pac urestaron su concurso. VA público, sí eiril) argo. se mostró cortés y resignado. En el último intermedio salió al foxer el inolvidable Correa, á ciuien la butaca le había costado diez duros. T e n i a el a r o m á t i c o billete en la m a n o y con frecuencia se le llevaba á la nariz p a r a olerle. ¿Q u é te parece este desastre? -le dijo un amigo. Y el o c u r r e n t e catiseur contestó t a r t a m u d e a n d o como siempre, y oliendo una vez más el billete: -Chico, que... q u e q u e me siento casi F r a a a n cisco I, y exclamo q u e que. que, todo se ha perdido m e m e m e n o s el olor!