Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
pI iiil PPl l f f l i p i I M (f -i V ¡Í Ú S iÍ -L SS, FACHADA DE LA CASA SENSAT LOS ACEITES DE OLIVA ESPAÑOLES LA CASA G. S E N S A T H I J O S DE BARCELONA M u obstante ser España la nación de mayor riqueza olivarera, nuestros aceites no han ocupado nunca en los grandes mercados mundiales el lugar preeminente que por derecho propio les correspondía. Alcanza el cultivo olivarero en España á 1.400.000 hectáreas, mientras que en Italia sólo llega á 1.060.000 y entre las demás naciones productoras, en junto, á 500.000 hectáreas. A pesar de ello la exportación de aceites de Italia es superior á la nuestra, y lo mismo que la de los de Niza y otros puntos de Francia mucho mayor que su producción. Y si por lo que hace á la cantidad del cultivo estamos á la cabeza de todos los países productores, igual superioridad alcanzamos en cuanto á la calidad del producto, pues la aceituna española, especialmente la de algunas regiones como Aragón y Cataluña, es sin discusión la mejor del mundo. La postergación que nuestros aceites han sufrido en los mercados de importación ha sido debida al atraso de nuestros industriales que no se han preocupado nunca de aprovechar las insuperables cualidades de nuestra aceituna para obtener de ella, por medio de los adelantos industriales modernos, los aceites clarificados y de gusto invariable y delicado que reclama el consumo mundial. Afortunadamente la importante industria de la elaboración de aceites de oliva ha adquirido en España, desde hace algunos años, extraordinario adelanto y progreso, habiéndose modernizado completamente gracias al esfuerzo de algunos hacendados y fabricantes que no han reparado en sacrificios p a r a l a montura de nuevas instalaciones y la implantación de modernos procedimient o s, consiguiendo crecida compensación á sus sacrificios con el notable sobreprecio obtenido or los ricos productos así elaborados, en los principales mercados de Europa y América, que jamás se habían interesado por ellos. Gracias á esto, la fama de nuestros aceites v a e x tendiéndose rápidamente y la industria olivarera, que constiTALLER DB LA tuye la mavor riqueza del suelo español, ha entrado en un periodo de progreso y desarrollo que le aseguran brillantísimo porvenir. Entre las casas que más han contribuido con sus adelantos y esfuerzos á este feliz éxito, figura en primera línea la de G. Sensat, hijos, de Barcelona, que motiva esta información. Fué creada esta importantísima casa en 1878 por D. Gerardo Sensat y Maristany, padre de los actuales propietarios, D. Gerardo, D. Francisco, D. Pedro y D. Agustín, siendo el principal objetivo de su fundador llevar á toda la América los incomparables aceites de oliva españoles. De temeraria podía calificarse entonces tal empresa, puesto que el antiguo y rutinario sistema que se empleaba para las elaboraciones noconsentía obtener calidades bajo las cuales se hacía indispensable Conseguir dar á conocer el artículo y fomentar su eré- dito. Muy ardua resultó por tanto aquella, que costó largos años y sacrificios; pero la abnegada perseverancia- y la rara inteligencia del inolvidable fundador de esta casa dio por fin los resultaüos perseguidos. Al desarrollo de la empresa comenzada por el señor Sensat vino á cooperar eficazmente el que los franceses, en uno de esos años de mala cosecha en su país, vinieran al nuestro por aceite y diesen ocasión de comprobar las ventajas que podían obtenerse de la insuperable bondad de nuestro fruto elaborándolo con maquinaria moderna y bajo las condiciones de limpieza é higiene requeridas, determinando en toda España una evolución que transf o r m ó completamente, modernizándola, la fabricación del aceite en nuestro país. A partir de aquel momento, la c a s a Sensat levantó rápidamente l o s cimientos de la obra que hoy se vanaglor i a e n presentar dentro de España, no sólo ante Italia y Francia, que antes tenían monopolizados, el negocio d e exportación de los aceites, sino ante todos los mercados de América, en los cuales su tipo Sublime, en particular. CASA SENSAT