Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Utos, con su traje de mármol, que en el momento- i -En el momento en que se lanza de la silla, enentrar nosotros acababa de arrancarse de la siila corvada y temblorosa, como gata que vio el ratón... para iniciar el baile. ¿Pero está usted loco, hombre... Si en ese moY bailaba. Su cuerpo iba revolviéndose para marmento es un ovillo. car todas las líneas del cuerpo, y su cara, de sensuil- -Pues en ese. expresión, se ocultaba á las veces para resplandec: -Y yo le digo á usted que eso es imposible, que de nuevo y deslumhrarnos cara á cara. no hay manos de hombre oue lo hapan. A veces, Benlliure se impacientaba, Y antes que la voz respondiera gritando: al nuevo interlocutor, otra voz in- Más despacio, más despacio! tervino. ¡Déjala que baile á su g u s t o -Le advierto á usted, amigo, que f hombre 1 ese es Mariano Bcnlliure. -Es el chico que mueve el pie gi- ¿Ese es Benllure... ratoi io. Y se le comió la i del apellido, Y nosotros sonreíamosque no saben pronunciar en Espa comprendiendo la broma. ña más que una docena de pcrso Oueria liaccrnos creer que aas, y para eso diez son de la faera una estatua el cuerpo milia... vivo y el alma inquieta- -Esc es, sí, señor. que nos mostraba... -Pues oye tú, Bcnllure. Retiro lo de imposible, que para ti no lo -lista hecho en márhay... y ahora te digo que eres un mol do las famosas canteanimal haciendo estatuas... ¡y ras de Saravcrzá, duro, ahora mismo me rompo la cara pero dócil al cincel bien con el orimero que diga C uc no lo templado, compacto y sin ívI vetas ni poros y su tono, eres. caliente acaramelado, e s Mariano Benlliure se disculpaba maravilloso para el desmodestamente: nudo. -Animal, no; no tanto... La bailadora va dcstiriaPero el otro, furioso, nisistia: da á Buenos Aires, adqui- ¡Que sí 1 i Un anirida por el Club lísi añol mal, un genio, un fenór para figurar en la Exi) osimeno... ción Universal del próxiY hubo que reírse, pormo aniversario de la Indeque en boca de aquel ad- v pendencia. mirador todo era admiración. Por la clase de mármol, para conseguir el efecto- -Y si tú tienes coraje, de la realidad, el escultor como tienes habilidad y ha de traliararío ca -i tanto maestría, en este mínucomo en el mismo modelo tito te comprometes con de barro, porque el barro nosotros á buscarle un no se amolda al detalle... cuerpo para esa alma que Y seguía explicando téctú sólo has visto en el nicamente las dificultades arranque de la PinrcUto: vencidas para llegar al Hubo una pausa. La portentoso r c s u I lado de voz dominadora se veló dar vida y movimiento á un poco para responder: la materia inerte... pero no- -Lo intentaré... le escuchábamos. -Eso es decir que ya está hecho. Como el propio Benlliure atendió las explicacio- -i Xo, no... I nes del pobre tañedor de- -Te digo yo que sí. í bandurria, cuando le exi) Iiy dispensa que te tu, cába cómo se llega á temtee, pero entre artisplar uara obtener los tas... concertados sonidos, ¿Usted también así le oíamos nosotros es... -y so quedó pa J J á él... rado porque iba á prc ¿Qué nos importa el guntarle, siguiendo s u mármol, ni la cantera, ni el costumbrc, si era también sacador de puntos, ni el ímprobo ó fácil trabajo... picapedrero... ¿Usted también es escultor? A nosotros, público, no nos interesa más que el resul- -No, señor; yo toco la bandurria, que tiene sus tado final, el arte realizado, sea como fuere, pero dificultades... lo restante no. ¡Ya lo creo! No sabe usted lo que yo daría, en ¿Qué nos importa que el artista sea feliz ó desalgunas ocasiones, por tocarla... graciado, mísero ó poderoso, que viva triunfador ó Y el otro, que vio su arte envidiado, sintió que la que muera al dar el último golpe de cincel... boca se le hacía azúcar 3 el corazón amistades, y Trabaja y produce, ó produce sólo, aunque sea sin empezó á proponerle que le daría lecciones. trabajo y por colaboración divina. Lo demás, en el- -Pero gratis, ¿ch... ¡En eso tienes que hacerarte no cuenta. me el favor tú... Y cuando hayas hecho una obra de genio, de las Y camino adelante, seguidos por todos, continuaque han de quedar para la posteridad, gime y tiemron los dos artistas, explicando el uno cómo se tembla, que tú mismo te has creado el enemigo. plaban las cuerdas y soñando el otro cómo se tem ¡Que el mayor enemigo para lo futuro es el proplan las almas para que un día vibren en el mármol pio acierto en lo presente inanimado... Salud, maestro. Que La bailadora te guie y que el n i ALMA Y CUERPO alma de la Pinrelitos te acompañe por los caminos El lunes, á las cuatro, ven á ver á la Pkirelitos... de la Gloria, que ya son de ella porque tú la has lleY allí estaba, en el estudio, dejándose admirar con vado á pisarlos... su olímpica indiferencia de diosa, la cálida PinreAmén. MANUEL L I N A R E S RU. AS. f DIBUIOS DE fiEraiiJ E