Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
rriESA RE: yuELTA URI 05 mAhL 5 ANÉCbüTA f CARICATURAR C VERDADES y MENTIRAS EL P R I M E R MELODRAMA ITALIANO P or iniciativa de la Sociedad de Amigos de la Música ha sido representado el 30 de Noviembre en la sala de fiestas del Real Conservatorio Giuseppe Verdi, de Milán, un melodrama que puede ser considerado como el precursor de la moderna ópera Trátase de Orfeo, melodrama en cuatro actos, orig- inal de Claudio Monteverdi, y estrenado en el teatro de la corte de Mantua el 24 de Febrero de 1607. Monteverdi nació en Cremona en 1568, y, además del Orfeo, escribió otras dos obras del mismo género, tituladas Arianna y Adone. Fué maestro de capilla en San Marcos de Venecia, y literato por contera. La instrumentación del viejo melodrama ha sido arreglada á las actuales exigencias por el maestro G. Oreffiice, La Sociedad de Amigos de la Música ha publicado la partitura de Orfeo. LA F I E B R E D E LA VELOCIDAD pr 1 Kiillonario Walter Chisty, de Nueva York, ha mandado construir un automóvil de nuevo género, cuyas ruedas motrices están colocadas en la parte anterior del vehículo, junto al motor. La rueda de la derecha está provista de llantas mayores que las de su compañera, á fin de facilitar los virajes á gran velocidad. Gracias á estas diferencias de construcción y á un motor de cinco cilindros con 130 caballos de fuerza, el carruaje recorrerá 1.600 metros en cincuenta y siete segundos. El dueño del automóvil espera alcanzar con él la inverosímil velocidad de 200 kilómetros por hora. UN FOGONERO FAMOSO p n Maines (Jowa) acaba de morir un pobre viejo cuyo nombre es quizá desconocido por la presente, generación. Y, sin embargo, ese nombre está ligado á uno de los más trascendentales acontecimientos del progreso moderno. El anciano muerto se llamaba Eduardo Entwistle y fué el fogonero de Stephenson, con quien realizó el célebre viaje desde Manchester á Liverpool. Entwistle contaba á la sazón diez y seis años. Después de continuar en su puesto durante largo tiempo, pasó á América, donde ha muerto ya centenario. EL TRUST DEL PAN p n Nueva York varios capitalistas han reunido ya la enorme suma de 250.000 francos á fin de fundar el trust del pan, acaparando todos los despachos y tahonas existentes en la inmensa ciudad americana. Los fundadores de la nueva empresa se proponen vender, por ahora, el pan, no sólo á precio inferior al que tiene actualmente, sino renunciando á todo lucro, para obligar á los, pequeños productores á caer en la más completa ruina ó ingresar en la poderosa Compañía. Esta, con el enorme capital de que dispone, cuenta con vencer toda concurrencia q u e s e quiera oponerla. Después de conquistar el mercado de Nueva York, el nuevo trust, que e n s u s procedimientos se asemeja mucho al del petróleo, que fundó el célebre Rockefeller, se extenderá á las demás grandes urbes americanas. MARIPOSA CARA p n Londres ha sido vendida en pública subasta una mariposa de singular belleza en nada menos que 375 francos. Hasta la fecha, es el precio más elevado que ha podido alcanzar un insecto de esa especie. la Verdad, de Bernini, á la que dedicó grandes elogios. ¡Alabado sea Dios! -díjole uno de los cardenales que la acompañaban- -porque amáis la verdad, que, por lo general, no pueden sufrir las testas coronadas. ¡Ay! -contestó la reina. Es que no todas las verdades son de mármol! CHISTES Y CARICATURAS UN ELOGIO rjespués de un estreno, un admirador de una actriz sube á su cuarto para felicitarla, ¡Ha estado usted inimitable! ¡Por Dios! -responde ella modesta. ¡Usted me adula... Para ese papel hay que ser joven y ffuapa. -Pues usted ha demostrado lo contrario. ANÉCDOTAS E L MEDIO ad. de. Maintenón, paseando un día por Fontainebleau, contemplaba unas carpas que habían colocado en agua clara. -Estas pobres carpas- -dijo- -están muy tristes y muy flacas... Seguramente echarán de menos su miseria. M: RECONOCIMIENTO LA VERDAD 2 uando la reina Cristina de Suecia visitó el Vaticano admirando sus obras de arte, se paró largo rato ante -Te he pedí lo un pollito v me has sacado un gallo mas viejo que M; itusalén. ¿En qué! o ha- ronocido usted? -Eti los dientes. -Los gallos no tieinm dientes. -Pero los íei: gc yo