Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
l YOIvJLRl los pastores Ming y Juan, al ver un ángel que llega para anunciarles la Natividad, sostienen este diálogo: iliXGO. JuA. v. Cata, cata, Juan Pastor. Yo juro á mí pecador un hom 1) re viene volando. ¡Sí, oara saiit Julián 1 Y allegas como la cña. l urraca el zurrón del an. Acogerme he á sant i íilián que se me eriza la greña. ¿Tú eres h ¡de Pascual el del Inicrte coíazón? Torna, torna en ti, zagal; sé c ue no nos hará mal tan adornado garzón. Y si nos habla bien luego faremcs presto del fuego ara guisalle un tasajo, que no puedo imaginar, hablando, Ylingo, de veras c ué hombre sepa volar si no es lohan escolar que sabe de encantaderas... II N o estaban libres en el siglo x v i i de aquel temor supersticioso gentes aún más ilustradas nc los míseros pastores; pero no obstante tentativas de vuelos h u m a n o s había que los poetas cómicos satirizaban, cí mo la del labrador á que Agustín de Rojas se refiere en una de sus o b a s iín la procesión del Corpus en Salamanca iba un águila con, alas grandísimas y un hombre m e tido aenrro p a r a m o v e r l a s y para cine camínase. (A P U N T E S T O M A D O S A V U E L O) I a idea de volar ha preocupado siempre á los hombres. L a conquista del aire ha sido en todos los tiempos el bello ideal de las ambiciones conquistadoras. La fábula de Icaro, sin alas de cera para que el sol no pueda derretirlas, le ha parecido empeño realizable, y apenas ha habido siglo m nacicjn sin alguna tentativa de aviación de algún Icaro más ó menos ambicioso ó de algún picaro más ó menos temerario. Hasta en el lenguaje vulgar aquella idea determinó su influencia, i ara expresar que se hará alguna cosa con prontitud ó que se irá á alguna parte con ligereza, decimos que se hará ó que se irá volando: para indicar cpie alguno se excede en la libertad ó en el poder (fue le concedieran, afirmamos que se le han dado demasiadas alas para ponderar la ignorancia ó la inocencia de alguien, parodiamos á la Ih- ígida del Tciiorío. diciendo como ella de doña I n é s Qué sabe si hay más aire en uc volar? Al amor nos lo figuramos un chicuelo con juntadas alas de mariposa, y á los ángeles, querubes y serafines nos los representamos como unos mozalbetes con grandes y blancas alas de paknna. Acaso muchos de los que han pretendido volar con alas artificiales han pensado que, si lograban su deseo, habían de quedar... como unos ángeles. A pesar de esto, en lo antiguo eso de volar se tenía por don diabólico de brujas ó por artificio mágico de hechiceros, y así en el Vita Christi, de F r Lñigo de Mendoza, escrito á fines del sislo xv. iliXGO. JuAX.