Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRÓNICA GRÁFICA RGUSTIA Q U C K O L U N DIBUJANTE FRANCÉS UN ESTKENO DE EN M A D R I D LOS LA I N F A N T A ISABEL EN LA ESCUELA ALVAREZ QUINTERO DE M I N A S HERMANOS EL I N S I G N E E S C U L T O R A G U S T Í N Q U E R O L Fot. Porllil p n plena actividad, en el apos- co de su talento y de su fama ha muerto cu IMadrid Agustín Qucrol, el escultor insigne uc era una de las glorias de lís aña. Con ser admirable su labor artística, aún más se admira, ó tanto por lo menos, el prodigio de esfuerzo y (le trabajo que suijone. Qucrol ha muerto á los cuarenta y seis años y la lista de sus obras i) asma y maravilla. Era un artista preocupado siempre de su arte, lleno de ideas y de nobles ambiciones, animado constantemente de la fiebre creadora. Asi se cxiilica su enorme producción y también los ruidosos triunfos uc elevaron su ncQibre y con su uom re el de la patria. Ya su prinner envió de pensionado, Ttília pasando sobre el cadáver de su padre, le asignó el primer éxito. Y a uella soberana é inolvidable Tradición, con uistándolc los laureles en Madrid, en París, en Berlín, en Munich, en Vicna, en cuantos Certámenes se JHXsentara, definió y consolidó su crsonalídad. Desde entonces, Ouerol vence en públicos y reñidos concursos, sirve numerosos encargos, hace monumentos oficiales y ijarticulares y aún le ueda tiempo para modelar infinidad de bustos de bellezas femeninas y de homl) rcs conocidos, en los que la gracia y la firmciía de su cincel competía con la pro ía uaturaleza. i Y todo esto en veinte años... ¿No es un caso que puede presentarse como modelo? La muerte de Qucrol es una desgracia nacional. Y como expresión de ese due- V- iS J L EL E N T I E R R O D E Q U E R O L Á SU PASO POR LA G L O R I E T A D E L C I S N E