Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS DÍAS PASADOS... r) e los sucesos desarrollados en algunas capi taies extranjeras con motivo del fusilamiento oe Ferrer, los más graves, indudablemente, han sido los de París. Todavía se hacen comentarios á guisa de alerta previsor. Constituyen por lo menos un síntoma allí donde tales actos han sucedido, siquiera los de París tuvieron más bien carácter de danza de los apaches, con música de la Internacional. A sus organizadores, los Guesde, los Jaurés, los Sem; iat, se lo dirán de misas en cuanto tengan ocasión propicia los propios danzantes. El tema de la guerra se va agotando. Esto no quiere decir, naturalmente, que la guerra se agote. N o hay grandes acciones, es cierto; los moritos Ya ven ustedes, en Valencia va á erigirse una estatua á Navarro Reverter cuyos méritos líbrenos Dios de discutir; pero si esto hacemos con los políticos, de quienes España está hasta aquí, c né hare: nos con los Carlos Herrero que para salvar á su capitán herido lucha con seis moros y á los seis los m a t a? Vak Dios que ya están funcionando las Cortes. Ellas en su alta sabiduría proveerán á todo. Por de pronto, se ha observado en sus honorables miembros un extraordinario desarrollo de la facultad de hablar. Sabíamos que ésta era grande, pero ha aumentado, ha aumentadc Confiemos en el mágico Doder de la palabra hablada. T a n t o como izar la bandera sobre el Gurugú, ha valido izarla sobre el Congreso y sobre el Senado. Obsérvese que todo es cuestión de band -a, entre parlamentarios. Los moros se presentan agitando una bandera blanca. Los españoles una española. Los resultados también son los m i s m o s un rato de charla con buenas palabras, perder el tiempo y vuelta á empezar... Y á propósito de estos asuntos, con los cj ue lauto se roza el patriotismo, la abnegación y el sacrificio. L a disposición restableciendo las redenciones á metálico en el servicio militar está dando opimos resultados. Nos hicimos la ilusión en el pasado Agosto de que estábamos en vísperas del servicio obHgatorio, pero todo ello fué un sueño de una tarde de verano. N o estamos acostumbrados á bragas. P a d r e s que tenéis hijos, y much amor á España, y mucho orf ullo nacional, y muchas ganas de hacer patria... y unos cuantos miles de pesetas disponibles, ya tenéis redención á metálico. P a r a España es para la aie puede que no haya redención de ninguna clase. Madrid sigue divirtiéndose f lo nue buenamente puede. E s o de las corridas de toros extraordinarias sin toreros ni toros de cartel, ha traído á maltraer á la afición taurina. Pero, i qué d i a n t r e! siquiera sirve de pretexto para retraerse e s t a r amigos también es exacto; pero todavía estos íifectuosos sujetos que en prenda de cariño y sumisión se ponen el lazo de los colores españoles, realizan si pueden cacerías de soldados como la del pozo de Sidi y met el i l a c h E s o sí, nosotros les respetamos sus viviendas para que no digan... Y para que si se les tercia la ocasión nos asesinen amistosamente unos cuantos hombres. Todavía nos sentimos unas miajas andorreros y quijotes. Ahora, pasado el Ramadán, nuestros amigos hacen la Pascua, i Cuánto sentirán no hacérnosla en testimonio de amistad sincera... Decididamente necesitamos de guerras para echarnos amigos. Recuerdes? que cuando la de Cuba nos resultaron también unos excelentes amigos los yanquis. D a n ganas de que termine la guerra por muchísimas razones: una de ellas, por ver c ué hacemo: con los héroes que en la camijaña ha habido.