Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MESARLVUELTA -Eso es otra cosa- -contestó el competidor. -No sabía que se trataba de un retrato de familia. Presentóse u n pobre diablo al director de una Compañía financiera solicitando un empleo. ¿Qué sabe usted hacer? -preguntó el director. El otro no contestaba. -i No me responde usted? -Soy un ooco sordo- -contestó el pretendiente. ¿Un poco sordo? Muy bien. Queda usted admitido para el negociado le reclamaciones. p L AMOK Dos recién casados se dicen la ternezas de D ESTINO APROPIADO -Venía á pedirle permiso para mañana. ¿Qué le sucede? -Entierran á mí tío. ¡Hombre! ¡Lo que me dijo usted el otro día... ¿Es que entierran á su tío todas las semanas? -Señor- -contesta ingenuamente el empleado. -No es más que la segunda vez. No es digno de mandar á oíros hombres aquel que no es mejor que ellos. CIRO. El que todo lo aplaza no dejará nada concluido ni perfecto. DEMÓCRATES. CANTAR ILUSTRADO RENGLONES CORTOS E L PARAÍSO PERDIDO Yo perdí un paraíso: una fuente en el valle, una choza en el prado, y en la choza un amor. Un aprisco abundoso, unos dulces corderos, unas noches de luna y unos días de sol. Yo era bueno y sencillo como el agua de claio, como el sol de luciente, dulce como la miel... Era mozo é ingenuo, como una risa loca, como un sereno día y un milagro de fe. Yo perdí el paraíso una farde de fuego, y adiós choza, adiós fuente, y aprisco, y luz, y amor... Adiós paz codiciada, mi fuente de ventura, más grata que la vida y más bella que el sol. Por irme con los hombres perdíme aquel tesoro... ¡Los hombres! Egoísmos, miseria y deslealtad, corteza de la tierra y jugo de las lágrimas, olvidos y dolores, engendro de un afán. Sendero y laberinto, Norte y Sur; el acaso, la sombra que nos llena el alma de pavor, la luz de un claro día que es gloria y bien del cielo; alas que vuelan; sierpe cabeza y corazón. i Oh, choza de mi prado! i Oh, fuente de mi valle Oh, corderos humildes que en mi huida perdí! ¡Oh, amor; oh, amor glorioso también desventurado! i Cuándo será que pueda volverme á redimir? ¿Y ser sabio en la. ciencia más noble de la vida, tornar á ser claro como la luz del so! y á ser como una fuenUde dulce y de armonioso, y á curar las heridas del viejo corazón? J. MUÑOZ SAN ROMÁN. costumbre. ¿Me amas? Con locura! -contesta ella. -Toma esta monedita de oro para que te compres lo que quieras. La mujer la examina, y exclama después: -i Pero si es falsa! -Ves como no me amas. -contesta el marido. ¡El verdadero amor es ciego 1 No se aflija usté, alma mía, ni llore tanto por eso, y dígame: ¿fué muy grave la enfermedad de que ha muerto? PENSAMIENTOS Más vale ser pobre que necio, porque el pobre necesita dinero y el e cio razón. SÉNECA. Alábete el ajeno y no tu boca, el extraño y no tus labios. SALOMÓN. Hay la misma diferencia entre un sabio y un ignorante que entre un hombre vivo y un cadáver. ARISTÓTELES. LÓGICA PURA- ¿Y quién ea ese señor? -El doctor Jiménez. -Qué cara tan sonriente tiene siempre. -La que tú tendrías si ganaras un duro en cinco minutos. Un empleado, se presenta en el despacho de su jefe, y le dice con aspecto compungido: j g L PRETEXTO Nada se escapa á los ojos de un celoso. D ARLINCOURT. Sólo una buena conciencia está ajena de todo temor. BlAS. El perjurio es un deber cuando el juramentó fué un crimen. CICERÓN-