Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS DÍAS PASADOS... ON todo el aparato que su argumento requiere se ha reanudado la labor parlamentaria. Ayer fue el día memorable: 15 de Octubre, festividad de Santa Teresa de Jesús. ¡Con qué ganas llegó á él la gente parlamentaria! ¡Poquitas cosas tiene que decir para combatir al Gobierno ó para defenderle! Lo c ue tiene es que el país, único verdaderamente interesado en el asunto, se sabe de memoria los discursos de unos y otros, 3 al gesto de arrogancia de los legisladores contesta con otro de soberano desdén. Ya sabe que los terribles sucesos de Barcelona han sido, según unos, fruto de la reacción dominante fruto del exceso de libertad, según otros; falta de previsión para éstos; sobra de condescendencia para af uéllos; se ha pegado poco en el castigo; se ha apretado mucho en la represión Que si la conciencia nacional, que si la soberanía del pueblo, cj ue si los intereses del pueblo, que si patatín, que si patatán... ¿Pues y la guerra? No debimos ir á la guerra; á los leones de bronce del frontispicio y lanzar contra los padres de la patria las bolas que tienen bajo las garras si no fuesen cómplices de ias trapisondas de la casa. La música domestica á las fieras, pero la música celestial las insensibiliza... Y pasemos á otro asunto. AI de la guerra, por ejemplo. Las noticias son lentas, pero continuas y satisfactorias. ¡Ah 1 y oficiales, además. Con esto de las noticias oficiales ocurre tiia cosa curiosa y que demuestra la verdad del tan resabido dicho de que en todas partes cuecen habas. Modifiquémosle para expresar que se cuecen en todos dos tiempos, y el caso es igual. En las pecadoras manos del cronista cae un periódico viejo, de hace once años, y en él lee: La versión oficial es, según el Gobierno, la única Cjue deben publicar los diarios; la presidencia del Consejo es la única encargada de suministrar el pasto intelectual á las multitudes, y toda noticia, telegrama ó despacho r ue ño salga de algún centro oficial debe, estimarse peligroso ó apócrifo. i Desconfiad de las falsificaciones! Dícese que la publicación de noticias y rumores á tutiplén nos perjudica ante el extranjero. Ño gobernaba entonces la picara reacción de ahora. Mandaban los liberales. Es cuestión de collares. Las Pilares y las Teresas acaban de celebrar sus días. Son nombres ambos de los más populares 3 de los más bonitos. La Virgen del Pila? dice que no quiere ser francesa pero Santa Teresa, tampoco. La colonia aragonesa ha rendido culto á su Patrona en Madrid y en provincias. Zaragoza, no se diga; Zaragoza ha tirado la casa por la ventana, como siempre. Bajo las naves del alegre y luminoso templo ha hormigueado medio Aragón arrojando sus monedas tras la verja de plata de la capilla. Y por las calles de la bella capital arago a guerra fué inevitable; la finalidad de esa gue- nesa ha desfilado la gente del Rabal y de la huerta rra del) c proclamarse á los cuatro vientos; res- vistiendo pantalón largo y blusa corta; la de Cinpetemos los secretos de Estado; la conducta del co Villas, con sus anchos calzones; la montañesa Gobierno ha sido desastrosa; el Gobierno ha pro- de Huesca, con los suyos de pana ancha. Ahora, cedido como los propios ángeles; la responsabili- ahora es cuando el verdadero tipo baturro se ve lad cae por fuera; la responsabilidad cae por en Zaragoza. ¡entro y no se ve; el amor á España impone esto Fiestas más bonitas podrá haberlas en otras 1 patriotismo exige lo otro... partes; más animadas, más vistosas, más risueña Y entre col y col: Necesito presupuestos nece- en ninguna. Son un pandero agitado y resonante tas la puntilla; nosotros somos los buenos; vos- á todas horas 3 en todos los rincones de la ciudad. ros sois los perversos; ¡ananiuizantes! cirios Son una continua explosión de alegría alrededor rdes. del Santo Oficio! ¡viva el régimen local! de los cabezudos, sin los cuales Tampoco se con iva Ferrer! cibirían las típicas fiestas del Pilar. Cuando el cstré ito llegue á su apogeo no se Y luego ¡Cjfué regionalismo más puro, más noí ocurra ¡oh, caro lector 1 asomar las narices por ble el de la jota! ¡Y qué grande resulta la patria S pasillos de las Cámaras ó por sus salones de dentro de esas espontáneas 3; -hermosas manifesinferencias, porr ue verás á tirios y troyanos, á taciones de la patria chica! s que se inascan la nuez, en amable chirigota, 1 alegre compadrazgo, en risueña tertulia que ice bueno el gesto de desdén de que hablábaA Santa Teresa la han celebrado Avila, su ís al principio y r ue haría rugir de indigna: ié n cuna, 3 Alba de Tormes, su sepulcro; ambas lo-