Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mESA REVUELTA Q oc- OEBTAMEN LITERAEIO DE nr E l C o n s e j o d e Redacción d e BLANCO Y N E G R O h a admitido para BLANCO Y N E G R O p i Consejo d e Redacción d e esta Revista lia e x a m i n a d o l o s Cuentos remitidos al Concurso, cuyos lemas y n ú m e r o s son los siguientes: 451. El tablado de Arlequín. 452. Hannodio. 453. No tuvo fortuna. 454. Fué en un tiempo viejo... 455. Truhanería andante. 456. La comida de las fieras. 457. Para todos. 458. ¿Cuento ó novela corta? 459. Yo. 460. To be or not to be. 461. Rampante. 462. Sensítive plant. 463. Júpiter. 464. Excelsior. 465. Pues señor... 466. ¿Pour quois pas? 467. Galicia. 468. Galicia. 469. Galicia. 470. Post nubila Pha; bus. 471. Res augusta domi. 472 Ni resto á saber se alcanza... etcétera. 473- i Aquellos días I 474. Amar es vivir. 475. Difícil es hallar otro cuento... etcétera. 476. Lucía la fiera etc. 477. Eros. 478. Amor es supremo artist. -i. 479. Los bárbaros del Norte. 480. Sicatcra. 481. Vorívarts. 482. Flor del arroj o. 453. yita. 484. FrcjUe al mar latino. 4 S 5. 7 eofastro. 486. Ótelo y Orozco. 487. l -idelidad. 488. La pastora está triste. 489. lín un lugar de la Mancha... 490. Del natural. 491. Parisién. 492. ¡A ver éste! 493. Pedazos de vida. 494. Virgilio. 495. Marusiña. 49 (5. De la caña se saca el azúcar. 497. Bartolillo- 49 S. Por si pega. 499. Uno más qué importa. 50 Pega, pero escucha. s u publicación en esta Revista los señalados con los n ú m e r o s 465, 473 498, q u e s e titulan respectivamente. U N A BUBLA DE AMOB; lema: Pues señor... P I N O lema: ¡Aquellos días! y T I E R R A BALDÍA; lema: Por si pega l os otros trabajos p u e d e n ser recogidos desde luego m e d i a n t e la presentación del o p o r t u n o recibo. E n los n ú m e r o s sucesivos seguiremos dando cuenta d e los originales recibidos y de la calificación que, merezcan. VERDADES Y MENTIRAS He aquí dos hermanos que se despiden y van á darse un beso fraternal. Son creyentes y practicantes de la higiene del beso, que I A HiGiKNE DEL BESO acaba de regular un berlinés, Sommer, con ese sencillo apa- rato que tiene en su mano la encan- tadora joven. Sommer acaba de prestar un servicio á la humanidad, si es cierto, conio asegura la ciencia, que por el b e s o pueden transmitirse algunas enfermedades. Porque el aparato es un preservativo. Semeja una raqueta de tennys en miniatura y está provisto de una tela de seda extremadamente fina, pero muy sólida, desinfectada por un procedimiento inodoro. Tiene además la ventaja de que se puede perfumar con la esencia que se use ordinariamente, sin que por v so pierda la tela sus jjropiedades dfc. sínfectantes. Puédese de este modo dar al beso propio el aroma que se prefiera, lo cual no deja de ser una reforma. La armadura del aparato se constrU c en marfil ó éñ metales preciosos, según los medios de fortuna de su propietario, naturalmente. i Quién hubiera dicho que una cosa tan espontánea y dulce cómo el beso iba á necesitar también un aparato para producirse... Pero, en fin... Ante todo, la higiene, aunque se vaya alejando poco á poco del mundo la poesía.